Suscríbete

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Arranca el juicio contra la acusada de asesinar a su hija tras dar a luz en el baño: "Es fácil matar a un bebé"

"Sandra sabía que estaba embarazada, pero lo ocultó para librarse del bebé", tiene claro la fiscal, que pide para la joven 18 años de cárcel por la muerte de la niña, a las cuatro horas de nacer en una casa de Yecla

Arranca el juicio contra la mujer acusada de asesinar a su hija recién nacida por no prestarle la atención debida

La acusada, junto a su abogado, en el banquillo de la Audiencia, donde se sienta por unos hechos acontecidos en Yecla en 2015. / JUAN CARLOS CAVAL Vídeo: AGENCIA ATLAS

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La acusada, junto a su abogado, en el banquillo de la Audiencia, donde se sienta por unos hechos acontecidos en Yecla en 2015. / JUAN CARLOS CAVAL Ana Lucas

"La muerte de este bebé fue un asesinato cometido por su madre", tiene claro la fiscal, y así lo expresó este lunes en su intervención, en la sala 1 de la Audiencia Provincial de Murcia, que era escenario del inicio de la vista oral contra Sandra M. L., la mujer acusada de asesinar hace siete años a su bebé recién nacida en el cuarto de baño de la casa de sus padres, donde dio a luz. Su defensa dice que es inocente y que este caso parte de "un falso testimonio de los médicos".

Los hechos que ahora llegan a juicio acontecieron en 2015 en Yecla, donde Sandra, de entonces 19 años, residía con sus progenitores. A quienes ocultó que estaba embarazada. La procesada, en libertad con cargos, se enfrenta a una pena de 18 años y un mes de prisión por el delito de asesinato, con la agravante de parentesco, que es lo que pide para ella la Fiscalía. La mujer es juzgada por un jurado popular.

Tiene claro el Ministerio Público que, sobre las cuatro de la mañana del 11 de mayo de 2015, Sandra dio a luz en el baño a una niña sana y sin malformaciones que pesó 2,5 kilos y midió 58 centímetros. Tras el alumbramiento, prosigue la fiscal, la joven cortó el cordón umbilical con unas tijeras que encontró en ese cuarto, envolvió a la bebé en una toalla y, "siendo plenamente consciente" de que estaba viva y de que con ello acabaría con su vida, la dejó en una esquina del baño "sin prestarle la más mínima asistencia". Cuatro horas después, la pequeña murió. Por asfixia. De estar viva, la niña habría cumplido hace apenas unos días 7 años de edad.

La tía de Sandra la encontró en el baño, sangrando, y llamó a Emergencias. Al final acudieron a la casa sanitarios, para atender a la chica, y agentes de la Policía Nacional, que se hicieron cargo de la investigación. Profesionales de la Policía Científica recogieron del domicilio vestigios de sangre y otras pruebas, entre ellas un bloc de notas.

"Da igual que esa vida haya durado tres horas o 75 años: es un homicidio", subraya la fiscal

decoration

Cuando la fiscal tomó la palabra, subrayó que "este juicio va a partir de un hecho irrefutable que creo que la defensa no va a discutir: la acusada, en la madrugada del 11 de mayo de 2015, dio a luz, después de desarrollarse un embarazo completo, a un bebé. Era una niña, nació viva, respiró de forma independiente de su madre, a través de sus propios pulmones. El derecho penal lo que protege es la vida humana independiente. A partir de ese momento, la muerte de ese ser humano se califica como homicidio".

"Da igual que esa vida independiente haya durado tres horas o 75 años: es un homicidio", remarcó Eva Mª Torres, la representante del Ministerio Público, que quiso explicar al jurado que "el asesinato es una forma agravada del homicidio" que "está castigado por mayor pena". Sandra "se aprovechó de una situación de absoluto desamparo de la víctima, porque esa víctima no se puede defender", destacó la fiscal. "Es fácil matar a un bebé: basta con no hacer nada, ahí te quedas", manifestó.

"Sandra sabía que estaba embarazada, pero lo ocultó para librarse del bebé cuando llegara el momento", aseveró la fiscal, que también puso el acento en que la joven no permitió que nadie auxiliase a la bebé.

"Falso testimonio de los médicos"

La defensa (de la que se hace cargo el letrado Pedro Javier Gómez) alude a un 'síndrome de negación del embarazo' que, remarcó Torres, "no existe". "Si ese síndrome existiera, que no existe, en última instancia has visto al bebé. No lo dejes morir, como si fuera un trapo del cuarto de baño".

No obstante, "Sandra, en estos momentos, es inocente y yo tendré que demostrar que es culpable", afirmó la fiscal.

El abogado de Sandra, por su parte, dijo que "los niños, por diferentes causas, fallecen" y destacó que "no es tan claro, como dice la fiscal, que esto es una locura que se ha inventado Sandra".

"Vamos a demostrar que es una víctima: ha perdido a la menor, que es un trauma, y ha empezado este procedimiento por un falso testimonio de los médicos que la trataron en Urgencias", indicó Gómez, que se refirió a la niña como "el feto".

"Todo el mundo sabía que había un feto y se inició la denuncia hablando de una ocultación de feto", sentenció el abogado, que insistió en que "no ha habido ninguna ocultación de feto. No es lo mismo que yo oculte un cadáver a que yo lleve el cadáver".

También se preguntó si Sandra "cuando dio a luz por sorpresa" sabía cómo tenía que cortar el cordón umbilical. "Así fallecen, por pinzar el cordón umbilical en el minuto que no es. Lo que sorprende es que digan que ha hecho un asesinato y se salten lo del cordón umbilical".

El interrogatorio de la mujer comenzará este martes, según determinó el magistrado presidente, Juan del Olmo.

Compartir el artículo

stats