El pasado sábado la familia García Obregón vivía uno de los días más tristes de sus vidas con el fallecimiento de Ana María Obregón Navarro, matriarca del clan, a los 95 años tras una larga enfermedad. Un durísimo golpe especialmente para Ana Obregón, que coincidiendo con el primer aniversario de muerte de su hijo Aless - el pasado 13 de mayo - pierde a su madre y su mejor amiga.

Sin embargo, toca seguir adelante por su padre, Antonio García, delicado de salud, como confesó Alessandro Lequio en 'El programa de Ana Rosa' y la persona en la que ahora están completamente volcados tanto Ana como sus hermanos.

Ana Obregón, hundida en la tristeza el día de Todos los Santos

Ya en el entierro pudimos ver a toda la familia, unida como una piña, en torno a Antonio, que acudió en silla de ruedas y con evidentes problemas de movilidad a despedir al gran amor de su vida, con quien llevaba casado casi 67 años. Toda una vida, sin duda, por lo que ahora sus 5 hijos están más pendientes que nunca del constructor, ayudándole a sobrellevar este durísimo golpe.

Así, hemos visto a Ana, Celia, Amalia, Juancho y Javier García Obregón llegando a la casa familiar para arropar a su padre en estos dolorosos momentos en el que, con 95 años, le toca aprender a vivir sin el amor de su vida. Demostrando una vez más su unión inquebrantable, los hermanos cierran filas en torno a Antonio García, del que no se separan tras el fallecimiento de Ana María.

Muy tristes, los hermanos de Ana llegaron en coche al domicilio de su padre en sus propios coches, mientras que la presentadora y bióloga lo hacía oculta en el asiento de atrás del vehículo de su hermana Amalia, intentando pasar desapercibida en el peor momento de su vida, tras perder a una de las dos personas que más quería en su vida tan sólo un año después de perder a al otra, su hijo Aless.