Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz Casal vuelve convertida en ráfaga

La cantante estrena "Que corra el aire", un disco compendio de canciones de varios estilos, e inicia gira en Avilés, la ciudad donde se crió y a la que dice sentirse "sentimentalmente unida"

Luz Casal.

Luz Casal.

Luz Casal rompe un silencio musical de cinco años con el estreno de nuevo disco: "Que corra el aire". Realmente no ha estado callada en este lustro, porque su agenda de conciertos dentro y, sobre todo, fuera de España la mantiene activa, pero sí es cierto que el hecho de alumbrar nuevas canciones la vuelve a poner bajo el foco de la opinión pública. Según la propia cantante explica, Luz Casal compone sin prisas, crea sin atarse a la tiranía de los plazos y lanza los discos cuando siente que tiene dentro tanto que decir que necesita compartirlo. "Soy bastante privilegiada en este sentido", admite.

"Que corra el aire" es el fruto, asegura Luz Casal a LA NUEVA ESPAÑA, "de un proceso creativo consistente en ir dejándome llevar por las cosas que me interesan, de escuchar relajadamente el material que me va llegando, de darle vueltas a las ideas que, por fortuna, me siguen surgiendo". Y cuando la digestión concluye, brota un álbum: "La única alegoría que cabe buscar en el título, ´Que corra el aire´, es que se me hacía necesario ventilar, regenerar mis espacios al modo que el viento arrastra la hojarasca". O sea, vaciarse para placer de sus incondicionales, darse el gusto de volver a la carretera con una gira que se presume larga y vuelta a empezar.

Nacida en Galicia pero criada en Avilés desde bebé hasta su adolescencia, la cantante ha querido que el concierto inaugural de la gira sea en el teatro Palacio Valdés. "A qué negarlo, hay mucho de sentimentalismo en esa decisión. De Avilés tengo muchos y buenos recuerdos, conservo amigos, vive mi madre y además resulta que el promotor del concierto (Béznar Arias) es un buen amigo".

O sea, que Luz Casal ya está en clave tornado pensando en ese concierto que el próximo día 16 servirá para dar a conocer un disco que contiene once canciones además de para repasar los clásicos fundamentales de la carrera de Luz, dos décadas jalonadas de reconocimientos dentro y fuera de España. Los preparativos de la gira, según la cantante, la tienen bien ocupada: hay ensayos, pruebas de vestuario, revisión de las escenografías, algunas que otras sorpresas que pulir... "Empezamos en el Palacio Valdés, que es un teatro pequeñito, pero tocaremos en otros espacios más grandes y el espectáculo ha de ser versátil para adaptarse a esos entornos cambiantes", comenta la artista, que también tiene fecha confirmada para Oviedo: el 19 de mayo en el teatro Campoamor.

"Que corra el aire" reúne once canciones de distintos estilos, como si Luz Casal quisiera haber hecho una especie de guiño a toda la música que la acompañó a lo largo de su vida. Desde el cañero "Tanto ruido", a "Quise olvidarte", un bolero. Hay una canción en gallego, "Meu pai", con evidente dedicatoria. "Volver a comenzar" es un todo un himno a la filosofía del "tira p´alante", algo que Luz ha dado sobradas muestras de practicar. "Lucas" es un tema dedicado a un niño amigo que falleció de encefalitis. Y como colofón, cierra el disco una versión de "Amores", que es un homenaje a Mari Trini, de la que Luz piensa que no ha recibido el reconocimiento que se merece.

"No sé si es sentido de la responsabilidad o qué, pero me encuentro tensa por las preocupaciones acumuladas entre el estreno del disco y el inicio de la gira. Es como un estado de alerta, ganas de que todo salga bien... En el fondo es algo natural, esto me da vida", describe la cantante sabedora de que la maquinaria ya se ha puesto en marcha, de que el aire ha empezado a correr.

Doce preguntas, doce respuestas para perfilar un carácter. Luz Casal acepta al juego.

- ¿Cree que el himno español necesita letra?

-A mí me vale con el "Lala, lala, la-la-la-la-la-lá... Lo que canten otros no voy a entrar, no soy juez.

- ¿Hará huelga el próximo 8 de marzo, Día de la Mujer, secundando así la convocatoria de fuerzas feministas?

-No, ese día estaré trabajando fuera de España.

- ¿Ha hecho cálculos de cuánto le quedará de pensión de jubilación?

-No pienso en el futuro.

- Imagine que empezase ahora su carrera, ¿acudiría a un "talent show" para darse a conocer?

-No me parece mala idea.

- ¿De qué se ha quitado últimamente?

-Yo no me quito de nada ni tampoco tengo vicios inconfesables.

- ¿Con qué recarga la batería cuando le baja la moral?

-Con algo muy recurrente en mi vida: con música.

- ¿Es verdad que los roqueros tienen una vida disoluta?

-No sé otros, la mía es... interesante.

- Un concierto que nunca olvidará...

-Tengo un gratísimo recuerdo de uno de Bob Marley, pero hay más.

- ¿El mejor elogio que le ha dedicado un fan?

-Uf, hay muchísimos, es que llevo mucho en esto... A ver, lo natural es que la gente te diga cosas inesperadas, incluso a veces frívolas... También hay personas que me han dicho que tal o cual canción fue la banda sonora de su boda o de la despedida de un ser querido y, claro, ese tipo de cosas te llega al corazón.

- ¿Qué crítica lleva peor?

-Me da igual lo que digan, de verdad. Lo que hago puede gustar a mucha gente y eso está bien, o puedes decir en un momento dado algo que molesta a alguien y te ponen la cruz. Es lo que pasa cuando te expones, lo lógico es que haya opiniones de todo tipo de respuestas... y no todas favorables, claro.

- Si le digo la palabra cáncer, ¿qué se le viene a la cabeza?

-Una enfermedad, un episodio, una dolencia curable en una altísima proporción de casos.

- Un sueño por cumplir...

-Mis sueños no son tangibles en el sentido material, me gustaría que el nuevo disco guste y que la gente salga contenta de los conciertos.

Compartir el artículo

stats