Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"REVÓLVER" | Actúa el viernes en Gijón

"El artista tiene que limitarse a escribir; necesita que un equipo se ocupe del resto"

"Veo los festivales como una manera de abaratar costes, a mí me gusta tocar solo"

Carlos Goñi.

Carlos Goñi.

Gijón, Marina ÁLVAREZ

Carlos Goñi (Madrid, 1961), el hombre detrás del "Revólver", sorprendió recientemente a sus fans anunciando nuevo disco y gira. Se grabó en Madrid el pasado enero en medio de un concierto en el que se conmemoraban veinticinco años de uno de sus discos más emblemáticos, "Básico". "Básico IV" es el resultado, que el cantante presenta el viernes en la Laboral.

- Menuda sorpresa se tuvo que llevar el público

-Sí, la verdad que causó mucha emoción. Era lo que queríamos: darles una sorpresa. Así de romántico. La verdad que hicimos porque nadie lo supiese, queríamos que fuese como un regalo, un premio a todos los que estaban allí. Por otra parte, tampoco queríamos usar a la prensa para hacer promoción, queríamos ser más honestos.

- ¿Cómo es "Básico IV"?

-Pues es un libro-disco en homenaje a los "Básicos", en formato vídeo y CD. Contiene canciones de estos discos ("Básico I", "Básico II" y "Básico III") y dos temas inéditos, "No escupas al suelo" y "Olvidé nuestra canción". Todo el contenido fue grabado en Madrid.

- Después de treinta años tocando, ¿aún le sorprende a uno la música?

-Estoy en un buen momento. Este concierto fue maravilloso y me ha emocionado muchísimo mezclarlo. Creo que el disco tiene algunos de los mejores temas que he hecho en "Revólver". La verdad es que la música me sigue emocionando cada día. No concibo la vida sin escribir, sin tocar, sin girar. Es lo que más me gusta en el mundo.

- ¿Qué es lo mejor de su profesión?

-Bueno, con los años he aprendido a organizarme los tiempos. Más allá de lo que diga la compañía, me distribuyo yo los tiempos, las giras y los discos. Hago cada cosa cuando me apetece.

- En 2017 rompía con su discográfica de siempre, la multinacional Warner Bros Music.

-Yo con Warner estaba encantadísimo. Nunca me censuraron y siempre tuve libertad artística total. Pero las compañías las hace la gente que trabaja en ellas. No hubo ningún trauma, se separaron nuestros caminos y, oye, un abrazo fuerte y que nos vaya bien a todos. Lo positivo de la decisión es que ahora todo es mucho más rápido, tengo un equipo que se dedica exclusivamente a mí y así yo puedo centrarme en lo mío, que es escribir. Hace años un periodista me decía que era bueno que el artista asumiera el control de todo: yo digo que eso es un error, un músico no puede preocuparse por contactar a la prensa o el diseño de la portada, tiene que ocuparse de escribir.

- En el escenario, ¿mejor solo o acompañado?

-Hasta ahora te diría que solo. Pero desde hace unos meses para acá, como mas me gusta tocar es con mi banda. Hasta ese punto llega la estima que les tengo: me parecen excepcionales. Es la primera vez que lo digo en veintitantos años de carrera.

- "Argán" (2011) es uno de sus discos más especiales.

-Sí, lo grabamos íntegramente en Marruecos con la colaboración de músicos marroquíes. A lo largo de mi carrera he escrito algunas canciones que merecen la pena, pero mi aportación de verdad a la música es este disco. Nunca antes se había mezclado el rock con la música del Magreb. Me enamoré de la ciudad y de la gente: solo en un año visité el país catorce veces. Cuando terminamos de grabar el disco sabía que iba a vender cuatro copias, pero me daba igual, porque salí ganando y pudiendo hablar del país con conocimiento de causa.

- ¿Qué opina de la moda de los festivales musicales?

-Yo lo veo como una manera de abaratar costes. Es la única explicación que le veo. A mí me gusta más tocar solo, porque tengo más tiempo, pero entiendo que, para el público, cuantos más artistas juntos, pues mejor.

Compartir el artículo

stats