30 de agosto de 2019
30.08.2019
Trucos

Así es cómo puedes adelgazar comiendo más

Ideas sencillas para perder fácilmente los kilos ganados durante las vacaciones de verano

30.08.2019 | 10:01
Durante las vacaciones se engorda entre 2 y 4 kilos

Cervecitas en el chiringuito, tapas de bar en bar y helados de dos bolas de postre. Esta ha sido la dieta que a diario han llevado muchos españoles durante sus vacaciones. Pero ahora llega septiembre y con él, la vuelta a la normalidad, en la mesa también, especialmente si tras subirte a la báscula descubres con sorpresa lo fácil que ha sido recuperar los kilos perdidos durante la 'Operación bikini'.

Muchos consideran demasiado duro volver a las obligaciones diarias y además tener que pasar hambre, por lo que posponen la idea de adelgazar hasta el próximo enero.

Adelgazar comiendo más es posible / Shutterstock

Los expertos nos recuerdan que para quitarse los kilos que nos sobran no es necesario pasar hambre, de hecho, no comer lo suficiente puede hacernos incluso engordar más. Los nutricionistas advierten que cuando hacemos una dieta restrictiva, lo único que conseguimos es que nuestro metabolismo se ralentice y como mecanismo de defensa nuestro cuerpo almacena más grasa de lo habitual.

Pero, ¿es posible adelgazar comiendo más? La respuesta es sí, siempre y cuando cuidemos lo que comemos.

Pautas para adelgazar comiendo más:

-Come poco, muchas veces al día, para que el metabolismo no se ralentice: Los expertos recomiendan hacer 5 comidas al día y no dejar pasar más de tres horas entre ingesta e ingesta.

-Cambia la merienda por la cena: En España lo más habitual es acabar la jornada con una comida copiosa y casi seguido sentarnos en el sofá a ver la televisión o irnos a la cama a dormir. Modifica este hábito tan perjudicial y merienda contundentemente sobre las 18:00 horas, conseguirás no llegar con tanta hambre a la noche, cuando solo necesitarás un tentempié sano como un yogur o un poco de queso fresco.

Olvida los carbohidratos a partir de las 18:00 horas / Shutterstock

-Olvida los carbohidratos a partir de las 18:00 horas. Entre semana será sencillo, pero el fin de semana debes olvidarte de las pizzas o hamburguesas para cenar a última hora.

-Reduce al máximo el azúcar: El azúcar en sangre provoca que el páncreas produzca más insulina, la hormona responsable de almacenar grasa. Olvídate durante una buena temporada de la bollería y presta mucha atención a las etiquetas de los productos procesados que compras, ya que desde la salsa de tomate hasta los zumos de fruta envasados llevan unas cantidades escandalosas de azúcares añadidos.

-Di sí a las grasas buenas: Si destierras por completo todos los alimentos grasos de tu dieta, cuando los ingieras, aunque sea en pequeñas cantidades, tu cuerpo no estará acostumbrado y te engordarán más. Come habitualmente productos como el aguacate, los frutos secos o el salmón con grasa muy beneficiosas para la salud.

El chef Jaime Oliver / Shutterstock

Uno de los grandes defensores de este tipo de dieta es el popular chef Jamie Oliver, quien asegura que ha adelgazado 12 kilos comiendo más. Para lograrlo el cocinero británico declaró que redujo la ingesta de carne y los carbohidratos. Además, le funcionaron otros sencillos trucos como cambiar la patata por la batata, una de las verduras más nutritivas que existen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine