Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En noviembre, Asturias da un paso al frente, con bigote y sin complejos, por la salud masculina

El gesto de dejarse mostacho este mes, que nació como una apuesta entre amigos, es ahora un compromiso con el cáncer testicular, el cáncer de próstata y la prevención del suicidio

Gerardo ALBORNOZ GARCÍA-BERNARDO es embajador de la Fundación Movember en España

En aquel noviembre del 2003, en Melbourne (Australia), hacía mucho tiempo que no se veían bigotes caminar por las calles. Esto no pasó desapercibido para dos buenos amigos, Travis Garone y Luke Slattery, que durante una buena cerveza y mejor conversación en un pub de la ciudad australiana se apostaron dejarse bigote ese mes de noviembre para intentar volver a dar presencia al bigote como parte de la moda masculina. Ambos amigos convencieron a un grupo de 30 jóvenes para adentrarse en la apuesta y el resultado no les dejó para nada indiferentes. Se reunían y hablaban durante el mes, y cada uno contaba la cantidad de preguntas curiosas que recibía en su círculo personal y profesional por el simple hecho de dejarse bigote. En aquellos momentos la madre de uno de los 30 estaba postulando para recaudar fondos para la investigación del cáncer de mama y eso les invitó a dar un paso más allá de la diversión, pues no podían dejar pasar de largo el impacto generado a través de sus bigotes. En 2004 el grupo se extendió de 30 a 400, pusieron precios a sus bigotes y decidieron donar toda la recaudación a la asociación australiana contra el cáncer para el estudio e investigación del cáncer de próstata. Ese año, la asociación recibió el mayor cheque hasta entonces hubiera recibido, por valor de 45.000 dólares australianos.

Gerardo Albornoz García-Bernardo, en un acto celebrado en el Club LA NUEVA ESPAÑA. Fernando Rodríguez

Desde entonces hasta hoy, la Fundación Movember es la primera organización benéfica sin animo de lucro a nivel mundial que trabaja en mejorar la cara de la salud masculina y ha financiado más de 1.250 programas de investigación. La Fundación trabaja en tres frentes concretos: cáncer de próstata, cáncer testicular y salud mental y prevención del suicidio.

Mundialmente el número anual de registros por cáncer de próstata está entorno a 1,3 millones y en España rondan los 35.000 casos. Uno de cada ocho hombres en Europa será registrado como cáncer de próstata y por ello la detección temprana es vital para poder tener altas probabilidades de éxito (98%) en la superación de la enfermedad. No detectarlo a tiempo y hacerlo en estados avanzados disminuye el porcentaje de éxito al 26%. El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres. De ahí que las revisiones anuales a partir de los 50 años sean fundamentales y se anticipe a los 45 años si has tenido antecedentes familiares o eres de raza africana o caribeña.

El cáncer testicular es el cáncer más común en edades comprendidas entre los 15 y 35 años. Igualmente, una detección temprana del mismo es vital para que el tratamiento sea lo menos agresivo posible. Es fundamental que los hombres comprendidos en ese rango de edad sepan autoexplorarse los testículos una vez al mes. El mejor sitio y momento para hacerlo es durante la ducha. Si detectan algún nódulo o molestia fuera de lo normal han de ponerse en manos del urólogo a la mayor brevedad posible.

La simbólica campaña para dar a conocer el cáncer testicular.

La salud mental y la prevención del suicidio es la tercera área en la que la Fundación pone foco desde hace años. El suicidio es la primera causa de muerte no natural a nivel mundial y las cifras globales anuales son simplemente aterradoras. Cerca de 800.000 personas deciden quitarse la vida al año. En España las cifras duplican los fallecidos por accidente de tráfico y el año pasado se ha movido en cifras cercanas a las 2.500 personas fallecidas. Este hecho no deja indiferente a nadie y desde la Fundación Movember alzamos la voz, junto a otras organizaciones e instituciones sanitarias, para poner este crítico tema encima de la mesa. Hemos de hacerlo visible para poder enfrentarnos al mismo y entre todos encontrar las causas que nos permita poder detectar a tiempo cuándo alguno de nosotros no estamos bien.

Dese la Fundación Movember, durante todo el año y en particular en este mes de noviembre, invitamos a todos los hombres a que den un paso al frente por el cuidado de su salud, a que se quiten el peso de una educación global seguramente errónea sobre lo que entendemos por masculinidad, que se sientan cómodos en el diálogo y conversaciones de sus miedos, incertidumbres, retos y emociones. En definitiva, que no se sientan extraños ni acunen en exceso sus narrativas internas. Creemos firmemente que a través de la educación se generan los grandes cambios en la sociedad y por ello invitamos a todas las personas, familias, instituciones y organizaciones educativas a dar un paso al frente, juntos, para que desde pequeños las emociones, su identificación y gestión, sean tan vitales como las matemáticas, la lengua, el idioma o las TIC.

Compartir el artículo

stats