Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En helicóptero hasta la cueva: así ha transportado la quesería Maín 300 piezas de cabrales

"Nos quita muchas horas de trabajo", aseguran desde la quesería

El trabajo que llevaría días o semanas en una sola jornada gracias a un helicóptero. La Quesería Maín, de queso Cabrales, ha transportado en una de estas aeronaves 300 piezas hasta la cueva donde madurarán durante el próximo año. Acorta así los tiempos de traslado de las piezas, habitualmente en coche o a pie, así como el esfuerzo que supone para los artesanos cargar con los quesos en pesadas mochilas o subirlas en un mulo y ascender en una larga caminata. "En coche son veinte minutos y después una hora caminando, el helicóptero nos quita muchas horas de trabajo", explica Jessica López Fernández, responsable de la quesería.

La entrega de los quesos a la aeronave se hace en Sotres y, en escasos minutos, el helicóptero ya está aterrizando a pie de cueva en Maín, donde son recibidos por personal de la quesería, que los introduce en la cavidad, donde estarán hasta el próximo verano. 

Una manera de facilitar el trabajo a los queseros, que comparten el uso del helicóptero con los refugios de alta montaña, geólogos que trabajan en la zona o propietarios de cabañas que necesitan llevar material para hacer obras en los inmuebles.

Compartir el artículo

stats