Asturias cierra agosto con temperaturas de más de 30 grados y fuertes tormentas

El termómetro llegó en Mieres a los 36,1 grados, la marca más alta del verano y sólo tres décimas por debajo de las máximas históricas de la región

31.08.2015 | 04:40
A la izquierda, relámpagos en San Juan de Nieva, en la tardenoche de ayer. Arriba, coches bajo la lluvia en el centro de Gijón.

Asturias despide el mes de agosto rozando sus máximas temperaturas históricas, pero con fuertes tormentas y la amenaza de que los termómetros experimentarán bruscos descensos en toda la región ya desde la jornada de hoy. El termómetro subió ayer en Mieres hasta los 36,1 grados, quedando a sólo tres décimas de igualar las máximas históricas de la región que se remontan al año 1988.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) marcó ayer en Mieres una temperatura de 36,1 grados a las cinco de la tarde, consolidando la tendencia de que es una de las localidades de la región donde suele registrarse más calor. Es la más alta del verano, tras superar los 35 grados de Amieva del pasado 2 de agosto, y se queda tan solo a tres décimas de los máximos históricos de la región, que son los 36,4 grados que se registraron en Gijón el 19 de junio de 1988 y en Oviedo el 7 de septiembre de ese mismo año. El termómetro se disparó en Mieres, subiendo catorce grados y medio desde el mediodía, cuando había 21,5 grados, hasta las cinco de la tarde.

El calor apretó en otros puntos de la región. Entre Sotres y Cangas de Onís termómetros oficiosos registraron, también sobre las cinco de la tarde, hasta 39 grados y en Oviedo, a las cuatro de la tarde, el Observatorio de la Aemet constató 31,6 grados. Cuatro horas antes, a las doce del mediodía, la temperatura en la capital era de 20,7 grados por lo que el termómetro subió casi once grados en dicho intervalo. También Gijón volvió a igualar la máxima de este verano, 28,9 grados, según los datos de "Meteogijón", que registró, además, una brusca variación del porcentaje de humedad , que pasó del 96 al 28 por ciento en tan sólo media hora, la transcurrida entre las siete y media y las ocho de la mañana.

El último domingo de agosto también estuvo marcado por las tormentas, que abrieron y cerraron la jornada. Entre las nueve y las diez de la mañana cayeron decenas de rayos que se sintieron con mayor intensidad en Oviedo. Tras el calor y las altas temperaturas, las tormentas volvieron por la tarde, acompañadas de abundantes precipitaciones que podrían repetirse hoy, según la predicción de la Aemet, que anuncia cielos nubosos con chubascos y tormentas que podrían llegar a ser fuertes por la tarde. Las temperaturas registrarán un acusado descenso , ya que de los más de 30 grados del domingo pasarán a máximas que oscilarán entre los 21 y los 23 grados previstos para Llanes, Gijón, Avilés y Navia, y los 23 de Langreo mientras que en Oviedo y Cangas del Narcea se prevén 22 grados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine