La defensa celebra la absolución del padre de la Reina: "No se ocultaron bienes"

La juez considera inocentes a Jesús Ortiz y a la abuela y la tía de Letizia al entender que actuaron para satisfacer sus deudas con una artesana

23.09.2015 | 04:03
Sentados en primera fila, por la izquierda, Henar Ortiz, Menchu Álvarez del Valle y Jesús Ortiz, durante el juicio.

"La sentencia demuestra que la operación de hipoteca inversa se llevó a cabo para saldar una importante deuda y no para ocultar bienes". Así lo manifiesta la defensa del padre de la reina, Jesús Ortiz, que ayer fue absuelto, junto a su madre Menchu Álvarez del Valle y su hermana Henar Ortiz, de un delito de insolvencia punible por alzamiento de bienes. Los familiares de Letizia Ortiz se sentaron en el banquillo el pasado 11 de septiembre al estar relacionados con una deuda de 22.600 euros contraída por una empresa de decoración, propiedad de la tía de la monarca consorte, con una acreedora que en 2009 reclamó el dinero por vía ejecutiva. La titular del Juzgado de lo Penal número dos de Oviedo, María Elena González -la misma juez que instruyó el "caso Aquagest" en Avilés-, detalla en la sentencia que "es evidente que los tres acusados convinieron la realización de actos de disposición tendentes a la satisfacción de deudas y no, como sostiene la acusación particular, con la finalidad de eludir las deudas con ella contraídas".

La acusación particular de la artesana Sandra María Ruiz Vázquez exponía que los parientes de la mujer del Rey Felipe VI se habían puesto de acuerdo para evitar el pago de la deuda mediante la adjudicación a Menchu Álvarez del Valle de una casa familiar recibida en herencia y dejar así a Henar Ortiz sin patrimonio con el que responder. Sin embargo, la magistrada considera todo lo contrario. En la sentencia explica que, para saldar "tan elevada deuda", los tres acusados decidieron solicitar un crédito, para lo cual, "atendiendo a las condiciones que estimaron más ventajosas, optaron por suscribir un contrato denominado de cuenta de crédito con garantía hipotecaria". Es decir, lo que se conoce como hipoteca inversa.

La juez precisa que, para este tipo de contratos, se requiere que la persona solicitante sea mayor de 65 años y ostente al cien por cien la titularidad del inmueble cuyo valor garantizaría el crédito concedido. "Fue ése y no otro el motivo", subraya la magistrada María Elena González, por el que en mayo de 2009 los hijos adjudicaron a la madre el pleno dominio de la finca recibida en herencia de su padre, ubicada en Ribadesella. Prueba de ello es que, tras la concesión del crédito, Menchu Álvarez del Valle transfirió a su hija la cantidad de 135.000 euros para que pudiese saldar su deuda ya vencida con la entidad Banif, tal y como reza el auto hecho público ayer. En relación a este último aspecto, la titular del Juzgado de lo Penal número dos de la capital autonómica señala que "la actuación resulta atípica cuando aquello que sustrae el deudor a la posible vía del acreedor fue empleado en el pago de otras deudas realmente existentes". Y concluye: "El pago en parte de las deudas impide apreciar el ánimo defraudatorio general, que es el que da vida el tipo penal estudiado -insolvencia punible-".

La sentencia también dice a favor de la familia Ortiz que la principal acusada, Henar Ortiz, reconoció la deuda "en todo momento, tanto en la sustentación del procedimiento seguido ante la jurisdicción civil como a lo largo de la instrucción de la causa". En lo que se refiere al padre de la Reina, la defensa ejercida por el abogado Fernando Garrido declara que la sentencia avala que Jesús Ortiz "no tenía ninguna deuda con la denunciante, ignoraba que una sociedad de su hermana sí la tuviese y que, en cualquier caso, la operación de hipoteca inversa realizada sobre la vivienda habitual de su madre se llevó a cabo para saldar una importante deuda contraída por la sociedad Henar Ortiz Decoradora, S. L., de la que éste era avalista solidario, y no para ocultar bienes a otras posibles deudas suyas o de familiares directos".

En esta causa, en la que la Fiscalía no había formulado escrito de acusación, la representación de la acreedora pedía para cada uno de los acusados una pena de dos años y medio de presión, además de una multa de diez euros diarios durante dieciséis meses y una indemnización de 30.862 euros. El padre de Letizia Ortiz indicó, al final del juicio, que habían cogido "el rábano por las hojas". "Yo creo que les interesaba mucho esto", agregó en referencia al hecho de sentar ante el juez a los familiares de la Reina Letizia. Por su parte, Henar Ortiz destacó que, desde el cierre de la tienda, "tengo cero euros". "Mi intención es pagar cuando pueda", prosiguió. En este sentido, reconoció que es su familia la que la sostiene económicamente y que fue su madre la que salió al rescate cuando el pago del crédito se le vino encima.

Los hechos se iniciaron el 23 de junio de 2008 cuando la artesana Sandra María Ruiz interpuso un escrito de petición inicial de proceso a la empresa de Henar Ortiz, reclamando la cantidad de 22.600,73 euros, que con las costas y los intereses supera los 30.000 euros. En fecha 24 de septiembre de 2014, la acusada principal ingresó 2.094,35 euros en concepto de pago parcial y, posteriormente, el 23 de febrero de 2015, la cantidad de 13.619,28 euros. Paralelamente, la comerciante presentó demanda de juicio contra los hermanos Henar y Jesús Ortiz. A raíz de ello, se descubrió la realización de una hipoteca inversa, que la jueza acaba de confirmar que se hizo para saldar las deudas contraídas con la denunciante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine