16 de marzo de 2016
16.03.2016

Javier Bauluz, detenido trece horas en Macedonia: "Es el infierno en la Tierra"

El fotógrafo ovetense, expulsado por seis meses de la república balcánica, dice que los guardias fronterizos tratan "como a perros" a los refugiados

16.03.2016 | 10:41
Javier Bauluz, detenido trece horas en Macedonia: "Es el infierno en la Tierra"

"Es el infierno en la Tierra, lo que sufren los refugiados. Viven en medio del barro y la inmundicia, rodeados de agua, sin apenas leña para calentarse. Contra eso se rebelaron cuando trataron de pasar a Macedonia por las montañas", asegura el ovetense Javier Bauluz, Premio Pullitzer de fotoperiodismo, detenido durante trece horas por las autoridades macedonias, junto a otros ochenta periodistas y voluntarios y liberado a las cinco de la madrugada de ayer. "Lo que nos ocurrió es accesorio. Los que andan jodidos por las montañas son los refugiados, que tienen una determinación absoluta en seguir adelante, porque no tienen nada detrás", aseguró el ovetense, al que multaron con 260 euros y prohibieron la entrada en Macedonia por seis meses.

Pese a restar importancia a su detención -que les ha valido a él y al resto de arrestados la solidaridad de la Federación de Periodistas de España-, la situación fue muy seria. A Bauluz le recordó las escenas de la guerra de Bosnia. "Iban niños, ancianos, mujeres, gente sin piernas. Era una escena bíblica verlos cruzar los ríos. Estábamos bajando un monte, sin saber dónde nos encontrábamos, cuando veo a tres metros de mí a un soldado con su reluciente kalashnikov. De repente nos vimos rodeados de señores armados hasta los dientes, muy malencarados, con la típica sonrisa de superioridad racial que he visto en esa zona. A los refugiados los tratan como a perros, como si no fuesen humanos. A personas que son cardiólogos, ingenieros...", protestó Bauluz.

Vio a un grupo de unos 250 refugiados, rodeados por soldados, que levantaban las porras de forma amenazadora. "Nos llevaron a la comisaría de la estación de Gevgelija, cerca de Idomeni, de donde partieron los refugiados. Allí alucinamos. Había miles de personas en el suelo, trenes como los de los nazis", rememoró. El ovetense, que ha seguido el éxodo de estos refugiados desde la isla griega de Kos, inmerso en el proyecto "Buscando refugio para mis hijos", iba a regresar el día que fue detenido, pero está pensando en quedarse: "Quiero seguir trabajando este hecho histórico".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine