Lne.es »

IU rechaza el pacto de Garzón e Iglesias para Asturias y exige el número dos al Congreso

El acuerdo con Podemos reserva a la coalición el tercer puesto a la Cámara baja o, en caso de no lograrlo, un escaño, sin garantizar, en el Senado - La Presidencia de la formación sopesa incluso renunciar a ir en las listas antes que aceptar un puesto que Podemos dio el 20-D a "una tránsfuga"

11.05.2016 | 13:56
Manuel González Orviz y Alberto Garzón, en la campaña del 20-D, en Avilés.

IU de Asturias rechaza el acuerdo firmado entre Pablo Iglesias y Alberto Garzón para las listas del Congreso y el Senado para el 26-J. La Presidencia regional de la formación, convocada de manera urgente, consideró anoche "un error" y "un suicidio" que la lista de la coalición electoral "no visualice a IU de Asturias" y decidió nombrar a una comisión negociadora para rectificar el pacto con Podemos que relega a la coalición al número 3 de la candidatura al Congreso o, como mal menor, un puesto en el Senado sin garantizar.

La Presidencia de Asturias, "de forma unitaria", decidió exigir a la dirección federal "la necesidad de un cambio en el modelo de la lista electoral" al tiempo que manifestó su "insatisfacción" por las posiciones de la lista que quiere "renegociar". La dirección regional quiso dejar claro que mantiene su apuesta por la confluencia con Podemos de manera decidida, ya que "no se ha puesto en cuestión en ningún momento", según preciso el coordinador de IU de Langreo, Benigno González. En la reunión de anoche se acordó también nombrar a una comisión negociadora, que estará integrada además de por Benigno González, por el coordinador de Oviedo, Alejandro Suárez; la coordinadora de Siero, Xaro Menéndez, y el miembro de la Presidencia, Fernando Díaz Rañón, que en "los próximos días" trasladarán las posiciones de la organización asturiana en Madrid, aunque la organización federal ya conoce que IU de Asturias baraja incluso la renuncia a ir en las listas si no median cambios.

Giro copernicano

Los acontecimientos dieron un giro copernicano avanzada la tarde, después de que trascendieran los detalles del pacto entre las direcciones estatales que relegaba a IU de Asturias al puesto número tres de la lista al Congreso o, en todo caso, un posible puesto en el Senado, que se activaría si no pudieran amarrar ese tercer escaño en la Cámara Baja y para lo que necesitarían ser la segunda fuerza más votada en Asturias. "Es improbable que la coalición no obtenga el tercer diputado de IU, que nos dará la victoria en Asturias", sostenía el secretario general autonómico de Podemos, Daniel Ripa, cuando ya era público el contenido de un acuerdo que generó cabreo, malestar y desconcierto no sólo en la dirección de la coalición sino también en buena parte de la militancia que votó sí a la coalición electoral "a regañadientes", según aseguró a este periódico un veterano de la coalición, hoy fuera de la primera línea de la organización.

Los peores vaticinios y temores advertidos la noche anterior en Asturias por la opacidad en torno a los detalles, tal como avanzó ayer LA NUEVA ESPAÑA, se vieron confirmados cuando trascendió el trato en la lista a IU de Asturias, una organización que sumó casi 53.000 votos el 20-D y que, sobre todo, fue la que mejor capeó el desastre de las municipales y las autonómicas y tiene la mayor presencia institucional de todo el país.

El número 3 de la lista al Congreso, un puesto que en las anteriores generales Podemos dio a la gijonesa Xana Reyes, considerada "tránsfuga" por IU, no encaja en el concepto de "generosidad" que esperaba Orviz, quien pasada la una de la tarde había anunciado su voto favorable al acuerdo con la formación morada, antes de que trascendiera el ajuste fino de las listas. En esos momentos, el coordinador general de la coalición en Asturias, esperaba "altura de miras", abogaba "por no tener en cuenta agravios pasados", subrayaba que lo importante "es mirar al presente y al futuro". Y decía a estar a la espera de acordar con sus interlocutores de Podemos Asturias "hora y lugar" para tratar las "anomalías" en Gijón y en Asturias. "Creo que hay que hablar de Gijón y hay que hablar de Asturias y eso afecta a una tercera pata que es el PSOE", defendió el coordinador de la coalición, que apuntó como objetivo prioritario "desalojar a la derecha". Entre tanto, el secretario autonómico de Podemos, Daniel Ripa, hablaba de una candidatura "de igual a igual".

"Tengo una sensación amarga", confesó Gaspar Llamazares, que estaba en Madrid para una reunión de Izquierda Abierta. "No ha habido generosidad con la organización de Asturias, que ha sido maltratada", valoró el portavoz de la coalición en el parlamento asturiano. El diputado regional entiende que "además de faltar generosidad, se aprovechó para pasar factura a Asturias" y lamentó que la "cicatera" popuesta a la coalición "no es constructiva" ya que tendrá como primera consecuencia que "no haya una movilización para la campaña electoral". Llamazares, crítico desde un principio con la estrategia de esta coalición electoral, calificó de "leal" la posición de la dirección asturiana en la negociación de Garzón con Podemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine