"Almacenes Pumarín pagó cinco coches para otras personas", afirma un testigo del caso Marea

La directora del Archivo histórico asegura desconocer que una de sus trabajadoras era familia del director general de Cultura

01.06.2016 | 13:57
"Almacenes Pumarín pagó cinco coches para otras personas", afirma un testigo del caso Marea

El juicio del caso Marea se reaundó hoy con la declaración de dos testigos. El primero en someterse a las preguntas de los letrados fue el consejero delegado de una empresa de venta de coches, Jesús Fernández-Jardón que reconoció que María Jesús Otero le había comprado varios coches, "al menos dos".

Fernández-Jardón estaba citado por la defensa de Alfonso Carlos Sánchez, gerente de Almacenes Pumarín, ya que el empresaio está acusado de comprar coches para pagar favores de la administración. Concretamente a esta empresa le compró cinco vehículos que el responsable del concesionario reconoció haber cobrado mediante talones a nombre de APSA. Lo que no sabía Fernández-Jardón es que luego los vehículos eran para otras personas y no para la empresa y menos aún que esas personas -se citó a Arturo Verano y a María Jesús Otero- aseguraban haber pagado ellos los coches. Verano dijo que su coche lo había pagado en metálico, 30.000 euros, "era normal por aquella época que se pagasen así los coches", reconoció el vendedor.

La defensa de Alfonso Carlos Sánchez quería demostrar que su representado había sido engañado y que ellos pagaban los vehículos sin saber por ejemplo que uno de ellos fue vendido posteriormente por María Jesús Otero a unos amigos.

La segunda testigo en declarar fue Concepción Paredes, directora del Archivo Histórico, que fue citada por la defensa de Maximino Fernández, gerente de la empresa ASAC. Se trataba de aclarar la contratación a través de ASAC de dos personas que trabajaron durante un año en el Archivo. Una de esas personas era la cuñada del que fuera director general de Cultura del Principado, Carlos Madera. Paredes afirmó que era normal que se subcontratrasen servicios con empresas externas y aclaró que ella no sabía de quién eran familia essos trabajadores y que su jefa entonces, Marta Renedo, nunca le dijo que tenía que colocar a aquellas dos personas. "Como directora del Archivo, con poco personal y presupuesto, siempre pido dinero y trabajadores a mis jefes, me mandaron dos trabajadores y desarrollaron su trabajo perfectamente", explicó Paredes.

El juicio del caso Marea se reanudará el viernes con la declaración de los testigos citados por la defensa de María Jesús Otero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine