Un reparto de miles de euros por media España, en más de treinta provincias

Murcia y Canarias se llevaron la mayor parte del premio, que recaló en Castilla y Léon, Aragón, Galicia y también en Asturias

07.01.2017 | 03:05
A la izquierda, los propietarios de un bar en León celebran el reparto de un décimo premiado. A la derecha, brindis ante una administración de lotería de Vitoria.

El segundo premio del sorteo del Niño resultó atomizado hasta convertirse en una lluvia dispersa que regaló miles de euros por casi toda la geografía nacional. Gracias a ese peculiar fenómeno lotero, Asturias puedo tener un pequeño consuelo: 75.000 euros de un único billete del número afortunado y que fue vendido en Avilés.

El 95379 llevaba bajo el brazo 750.000 euros por cada serie y había sido consignado en múltiples localidades del territorio español, rompiendo el "monopolio" territorial que caracterizó al primer y tercer premio, vendidos íntegramente en Valencia.

Los décimos premiados viajaron a administraciones de las provincias de Albacete, Alicante, Álava, Almería, Barcelona, Badajoz, Cádiz, Castellón, Ciudad Real, Coruña, Granada, Guadalajara, Guipúzcoa, Jaén, Lugo, Málaga y Madrid. Pero también se vendió en Murcia, Logroño, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, León, Navarra, Orense, Pontevedra, Salamanca, Segovia Sevilla, Valencia, Zaragoza, Zamora y Valladolid. No sólo las administraciones de lotería dispersaron la fortuna del segundo premio, sino que también lo hicieron bares, cafeterías y estancos gracias a los números distribuidos mediante máquina expendedora.

Calasparra (Murcia) fue uno de los lugares de mayor concentración del número viajero. La única administración de lotería de la localidad vendió 100 décimos del muy repartido segundo premio, con lo que distribuyó 7,5 millones en premios. Esperanza Navarro, la propietaria de la administración, vendió la suerte por ventanilla. Pero a estos 100 décimos murcianos hubo que sumar otros dos boletos premiados con 75.000 euros: uno se vendió por máquina en la administración de la calle Azucaque de Murcia y otro, por el mismo sistema, en un punto mixto de la calle Carlos III de Cartagena.

Pero Esperanza Navarro, propietaria de la centenaria administración de Calasparra, no cabía de contenta en cuanto supo la noticia. Era la primera vez que daba un premio del sorteo del Niño, tras haber repartido varios primeros y segundos en otras fechas menos señaladas.

Los camareros del cercano bar Cantero llevaban un décimo compartido, y también la peña del Fútbol Club Barcelona tuvo fortuna.

Hasta Canarias llegó el 95379 en sus ganas de expandirse. En las islas la fortuna entregó más de un millón y medio de euros repartidos en 21 décimos vendidos en 12 administraciones. Sobre todo se vendió en Tenerife, pero también en Gran Canaria y Fuerteventura. Castilla y León se quedó 600.000 euros en León, Salamanca, Segovia, Valladolid y Zamora, repartidos en numerosos establecimientos de hostelería, además de un supermercado y una librería, que vendieron décimos sueltos. En la localidad leonesa de Toral de los Vados, una cafetería vendió un décimo por terminal: "Tenemos la máquina desde hace nueve meses y ya hemos dado varios premios; ha sido llegar y besar el santo", aseguraba uno de los empleados.

También en Galicia hubo fortuna, ya que el número fue vendido en Santiago de Compostela, Carballo, Lugo, Monforte de Lemos, Verín, Cambados, Vigo, Tomiño y A Lama.

Incluso Zaragoza tuvo su pellizco. Pese a todo, el estanco de Fernando Aranda, que vendió el décimo, permaneció cerrado todo el día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine