19 de junio de 2017
19.06.2017

La red del mayor alijo de ketamina desarticulada en la región se enfrenta a 68 años de cárcel

Los 15 acusados operaban en Oviedo, Gijón y Candás, para distribuir al resto de la región

19.06.2017 | 14:47

Los quince acusados de la "operación Fusta" de la Guardia Civil, que supuso la desarticulación de la red del mayor alijo de ketamina de la región, se sentarán mañana en el banquillo de los acusados para enfrentarse a un total de 68 años y medio de prisión. La solicitud de condena de la Fiscalía oscila entre los 3 y los 9 años de prisión. El juicio, que fue aplazado el pasado mes de enero, se celebrará a partir de las 10.30 horas en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Asturias.

La Guardia Civil incautó en la "operación Fusta" 2,1 kilos de ketamina, valorados en 100.000 euros, además de 55 kilos de hachís y seis BMW.

La supuesta organización tejió una compleja red de distribución de estupefacientes en Oviedo, Gijón y Candás, compuesta por un distribuidor principal que se encargaba de traer la droga a Asturias. Luego se repartía a diferentes concejos de la región. Los supuestos jefes residían en Madrid y Toledo, y las dos ramas con las que operaban no se conocían entre sí.

La "operación Fusta" se inició a principios de 2013, a cargo del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Oviedo, tras tener conocimiento de que una organización podría estar introduciendo grandes cantidades de droga en la región. Con un plan de trabajo que se prolongó durante meses, los agentes fueron descubriendo el "modus operandi" de la presunta red organizada e indentificando a sus integrantes.

La materialización de tanta investigación se produjo en noviembre de 2013, cuando los agentes de la Guardia Civil incautaron uno de los envíos en Gijón. Panelados en los laterales de un BMW de alquiler estaban escondidos los dos kilos de ketamina y cuatro de hachís. En registros posteriores fueron hallados, según la Fiscalía, otros 51 kilos de hachís.

La red contaba con una laboratorio en Villamiana (Oviedo), donde se encontraron también 50 gramos de cocaína, 126 pastillas de "éxtasis" y tres kilos de marihuana.

En una segunda fase, la Guardia Civil detuvo a otros miembros de la presunta red con cocaína, hachís y 66 cartones de LSD.

Posteriormente, los agentes se centraron en localizar a los presuntos jefes de la organización, radicados en Madrid y Toledo, además de en los proveedores, los intermediarios y los enlaces que transportaban la droga a Asturias. Durante los registros les fueron incautadas una pistola, una escopeta y más de 6.000 euros en metálico, tres relojes cuyo valor oscilaba entre los 3.000 y los 10.000 euros, una prensa con la que empaquetar la cocaína y la ketamina, más de 35 teléfonos y numerosa documentación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine