30 de julio de 2017
30.07.2017

Un ahogado en Buelna en un día de mala mar en el que la Policía impidió los baños

Llanes denuncia "insultos y descalificaciones" de bañistas contra los socorristas Hubo 33 banderas rojas El tiempo empeora hoy

30.07.2017 | 03:21
Un ahogado en Buelna en un día de mala mar en el que la Policía impidió los baños
Un ahogado en Buelna en un día de mala mar en el que la Policía impidió los baños
Bandera roja en la playa de Gijón, con muchos bañistas en la orilla.

Más de la mitad de las playas asturianas con servicio de salvamento vieron ondear ayer durante toda la jornada la bandera roja de prohibición de baño. Treinta y tres arenales cerrados a los chapuzones en una jornada de intenso calor y cielos despejados que invitada a disfrutar del Cantábrico. Pero ayer el mar no estaba para bromas.

Un vasco de 52 años falleció, previsiblemente ahogado, en la playa de Buelna, en Llanes. Segunda víctima mortal en las playas de la región en menos de 24 horas tras la ocurrida anteayer en Barayo. En la playa de San Juan de Nieva, los socorristas se vieron obligados a llamar a la Guardia Civil para obligar a un bañista a retirarse del agua. "Le avisaron de que saliera porque estaba en zona prohibida y tiró algo a un socorrista. Hay bañistas que son agresivos con nosotros, es increible porque estamos en la playa para ayudar", señaló el coordinador de salvamento y socorrismo de Castrillón, Ignacio Flórez. Los agentes de la Guardia Civil no llegaron a detener al hombre, que obedeció la orden.

En Salinas, otra playa abarrotada ayer, el servicio de salvamento rescató del agua a un hombre de mediana edad que tuvo problemas mientras se bañaba en zona prohibida.

"Al agua, por narices"

El accidente mortal, en Buelna, sucedió en un arenal donde no hay servicio de salvamento. El ahogamiento es la hipótesis con más peso, aunque hasta que no se practique la autopsia no se podrá confirmar tal extremo.

Los hechos sucedieron poco antes de las cinco menos cuarto de la tarde. El servicio del 112 recibió más o menos a esa hora un aviso en el que se indicaba que una persona estaba flotando en el agua, al este de la playa de Buelna. El grupo de rescate localizó el cuerpo sin vida del varón y las malas condiciones de la mar complicaron la operación, pues las olas arrastraron al hombre hacia la zona de rompiente de las rocas y los bomberos tuvieron que realizar una operación de grúa continuada.

El concejal de Playas del Ayuntamiento de Llanes, Javier Ardines, explicó que en los arenales de Ballota y Andrín fue necesaria la intervención de la Policía local: "ha habido enfrentamientos, insultos, descalificaciones de personas que querían entrar al agua por narices". Los socorristas han requerido a los agentes ante la negativa de los bañistas a abandonar su intención. "Piensan que es capricho del personal de salvamento, que decide aleatoriamente", lamentó el edil que remarca que las banderas se eligen "en función de las condiciones de la mar y de la playa".

Ardines lamentó, además, el desconocimiento de quienes tienen esta actitud de que "cuando se produce una emergencia se pone en riesgo la vida de los propios socorristas. Luego vienen las responsabilidades, del servicio, del ayuntamiento y del concejal de Playas", expuso.

Envidia de surfistas

La imagen en la playa de San Lorenzo, en Gijón, era a primera hora de la tarde de ayer cuando menos curiosa. Ya iniciada la bajamar, los miembros del equipo de salvamento formaron línea para evitar el baño. Había bandera roja en las tres zonas de playa. Frente a ellos cientos de frustrados bañistas se contentaban con remojar los pies, pasear por la orilla y envidiar a las decenas de surfistas que sí tenían permiso para coger olas.

Las peores condiciones de la mar se dieron en el Oriente asturiano. De las 14 playas con salvamento en Llanes, diez tuvieron bandera roja. Lo mismo ocurrió con las de Caravia y Ribadesella, y la mayoría de Villaviciosa. Se libró Rodiles (bandera amarilla).

La temperatura máxima del día se registró en Soto de la Barca (Tineo) con 32,7 grados. En Oviedo se llegó a los 30 y en Gijón los termómetros se quedaron en 29,3. El viento se dejó notar en toda la región con rachas de 56 kilómetros por hora en Taramundi. La época veraniega también aparece en los datos de temperaturas mínimas: casi 11 grados en el puerto de Leitariegos.

Las carreteras asturianas sufrieron la jornada veraniega. Por la mañana, tráfico intenso hacia la costa (se notó en la autopista "Y"). Por la tarde, en la nacional 634, hubo circulación intensa con paradas intermitentes a causa de unos desprendimientos a la altura de Colombres (Ribadedeva),

El tiempo empeora hoy, con intervalos de cielos nubosos y lluvias débiles, más probables en el Oriente. Bajan las temperaturas, de forma más acusada en el interior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine