25 de noviembre de 2017
25.11.2017

El personal sanitario combina el fonendo y la lupa para ver lo invisible

"Las pacientes deben saber que en el centro de salud van a tener todo el apoyo"

25.11.2017 | 11:51
Natalia Díaz (izquierda) y Dolores Castellanos, en Las Campas.

La legislación española obliga a los trabajadores a poner en conocimiento del juzgado de guardia las situaciones de violencia doméstica contra las mujeres. El personal del ámbito de la salud ha de remitir al juez el correspondiente parte de lesiones. Sin embargo, las situaciones reales suelen estar plagadas de matices que obligan a usar no sólo el fonendo, sino también la lupa.

"Los sanitarios hemos de estar alerta para detectar casos de violencia. Muchas veces, las mujeres no cuentan lo que les sucede, pero presentan signos que nos hacen sospechar: ansiedad, un golpe poco justificado...", explican Dolores Castellanos, médica, y Natalia Díaz Vigón, enfermera, ambas del consultorio de Las Campas (Oviedo). Son dos de las integrantes del grupo de trabajo de violencia de género del área sanitaria ovetense. "Cuando a las pacientes les cuesta contar lo que les pasa, es muy importante hablar, hacerles ver que lo mejor para ellas es que aflore la situación", señalan Natalia Díaz y Dolores Castellanos.

Los trabajadores de atención primaria tienen la ventaja -no compartida por sus colegas de hospitales- de que conocen no sólo a las personas, sino también sus entornos familiares. En los centros de salud hay confianza entre pacientes, médicos, enfermeros... "Las mujeres tienen que saber que van a recibir todo el apoyo necesario", subrayan. "Si detectas algún tipo de maltrato, la mujer no quiere denunciar y la situación no parece extrema, no es bueno forzar la situación para que hable, porque esa denuncia puede quedar sin efecto y además pierdes a la paciente porque deje de venir. Puede ser más eficaz que siga viniendo y, a través del diálogo, convencerla para poner fin a la situación", precisa Dolores Castellanos. Si se aprecia un riesgo claro, el manual establece llamar al 112 y poner en marcha el protocolo en el que intervienen el juez, la policía, el Instituto de la Mujer... "Es importante valorar si por el medio hay niños o personas mayores al cuidado de la víctima. Muchas veces no quieren denunciar por miedo a que les suceda algo o por algún tipo de dependencia económica", apostilla Natalia Díaz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine