Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El HUCA sopesa reabrir una planta covid y la región sigue con 500 casos diarios: ¿habrá cuarta dosis?

Los sanitarios temen que estén decayendo los efectos de las vacunas en los mayores | Cinco residencias del área de Oviedo sufren brotes

Personal de la UCI del HUCA con un paciente de covid. | Irma Collín

La ocupación de los hospitales asturianos por enfermos de covid-19 empieza a dar síntomas de aumento después de casi dos meses de descenso. Solo en el área sanitaria de Oviedo y alrededores hay más de cinco residencias de mayores que sufren brotes de coronavirus. El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) está valorando la posibilidad de reabrir una de las plantas para enfermos de covid que fue cerrada semanas atrás. La región registró anteayer, martes, más de 500 casos nuevos, lo que viene a implicar un nuevo aumento de la incidencia acumulada en los últimos catorce días, que ronda los 600 casos por cada 100.000 habitantes.

¿Siguen protegiendo las vacunas?

En medio de este panorama, entre los profesionales sanitarios cobra cuerpo una duda: ¿Están caducando ya los efectos protectores de la tercera dosis de la vacuna en los mayores que viven en geriátricos? Este pinchazo de refuerzo se aplicó en las residencias entre septiembre y octubre del año pasado. Después se hizo extensivo a todas las personas mayores y, a continuación, al resto de la ciudadanía. Otra pregunta que flota en el ambiente: ante la posible llegada de la séptima ola del covid, ¿estamos más cerca de recibir la cuarta dosis de la vacuna, que hasta la fecha solo se ha aplicado a los colectivos más vulnerables?

Retirada de restricciones

En paralelo con este aumento de las dudas, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas continúan impulsando la retirada de restricciones. En la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud celebrada ayer, se acordó permitir la venta y el consumo de bebida y comida en los recintos deportivos, que tendrán en adelante un aforo del cien por cien tanto en exteriores como en interiores. Estas medidas constituyen un paso más en la vuelta a la normalidad tras la pandemia y se suman al acuerdo alcanzado anteayer para aplicar una nueva “Estrategia de vigilancia y control frente al covid”.

En la reunión de ayer, según informó el Ministerio, los consejeros y la ministra constataron que la incidencia de covid acumulada en el conjunto del país se mantiene en fase de estabilización y que, en los hospitales, la ocupación de las camas de planta y de cuidados intensivos (UCI) está en nivel bajo, con un 6 y un 3,7 por ciento, respectivamente.

Optimismo del consejero asturiano

El consejero de Salud del Principado, Pabl Fernández Muñiz, destacó ayer que la tasa de ocupación de las plantas y las UCI de los hospitales asturianos se halla en nivel “bajo”, lo que permite impulsar el cambio de pantalla: esa nueva estrategia que entrará en vigor el próximo lunes y que implica “aceptar un cierto nivel de transmisión” entre la población vacunada, joven y sana, para pasar a centrarse solo en las personas más frágiles, según precisó el Ministerio de Sanidad.

Criterios para realizar PCR

Sobre la base de esos cambios, los casos confirmados con síntomas leves ya no tendrán que aislarse, sino “extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales”, y ya no se monitorizarán todos los casos, indicó el Ministerio. ¿A quién se va a hacer pruebas a partir del lunes? Entre otros colectivos, a mayores de 60 años, inmunodeprimidos y embarazadas; personas que residen o acuden a centros sanitarios asistenciales o sociosanitarios; personas con un cuadro de infección respiratoria aguda: o personas de las que se tiene constancia de que han estado en los últimos catorce días en una región en la que circula una variante preocupante del virus.

Compartir el artículo

stats