Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 22
    Febrero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Independencia judicial. Banco de España.Banco Popular

    Optimismo y pesimismo.

    Desde luego en este país no hay ningún problema para encontrar una actividad sobre la cual no pueda realizarse un análisis que, tal vez , resulte ser inquietante. En lo económico la inoportunidad está ahí, al acecho, en lo político las amenazas no se ocultan demasiado y en lo social las espitas de la emigración, la familia, los servicios sociales y Caritas están a tope. ¿Puede darse, como sucedió en la época de Felipe IV, la tormenta perfecta? Nada es igual y afortunadamente la Unión Europea está ahí, y no se es la cuarta economía de la zona euro para nada. El tamaño no deja de ser importante.

    También hay motivos para el optimismo, al menos de momento. El juicio de Palma de Mallorca ha sido un triunfo de la independencia del Poder Judicial. Un juez instructor, en contra del criterio de la fiscalía, de la abogacía del Estado, de la AEAT, con una campaña en contra de determinados medios de comunicación y con el sólo apoyo de una acusación popular, de probidad más que cuestionable, ha logrado sentar en el banquillo a una Infanta. Hay que decir también que la Audiencia de Palma respaldó lo sustancial de las tesis del juez instructor en todos los recursos plantados, que la doctrina Botín se ha cuestionado seriamente y que aquello de que la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero, puede aplicarse a la acusación popular; su descredito moral no implica que necesariamente tengan que desecharse sus tesis.

    La sentencia, que no es firme, puede gustar o no, y las penas parecer poco o mucho, pero la celebración del juicio ahí está y, previsiblemente, puede tener consecuencias en los procesos penales.Como el poder y la independencia de un juez instructor son muy amplias, desde hace tiempo se lleva insistiendo en la idea de encargar la instrucción de las causas penales al Ministerio Fiscal, que es un órgano jerarquizado y por tanto, y en principio, con apariencia de menos independencia. Se necesitaría una reforma profunda de la Fiscalía para dar ese paso; de no hacerse así se corre, o se percibe que se corre, el grave riesgo de politización de la justicia.

    Hay también otros motivos para el optimismo. La Audiencia Nacional ha imputado al antiguo gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez y a toda la cúpula del Banco en su etapa, incluido Fernando Restoy, Subgobernador hasta hace unos meses, por su papel en la salida a bolsa de Bankia. Asimismo, tendrá que declarar en condición de investigado el ex presidente de la CNMV cuando se produjo la OPV, Julio Segura. La presunción de inocencia también les cubre, pero no era normal que estas personas, con importantes cometidos en las tareas de supervisión bancaria, no se diesen una vuelta por la Audiencia Nacional para dar un pormenor de lo que hicieron, y tal vez de lo que no hicieron, debiendo hacerlo.

    Hay también expectativas sobre la sentencia de las tarjetas Black, de lo que salga de la Gurtell, de los ERE,s de los cursos de formación y de todo lo que está pendiente que no es poco. Pasar página de todo lo sucedido, pero sin irse de rositas, es una condición para que todos se lo piensen antes de que vuelvan a ocurrir conductas como las pasadas.

    Hay también motivos para el pesimismo. Ángel Ron (54 años) antiguo Presidente del Banco Popular cobrará 1,1 millones de euros al año de forma vitalicia, según fuentes del banco. El vicepresidente de Popular, Roberto Higuera, dijo a los accionistas que la pensión sería "hasta su jubilación"; no se consuela quien no quiere. Se supone que este Sr. que ha pilotado el Banco, y lo ha llevado a la situación en que se encuentra, tendría que ser arrojado a las tinieblas exteriores, pero ya, ya; se lo trata con mimo exquisito y se le garantiza el buen pasar que seguramente no tendrán los afectados por el ERE producido por su mala gestión. Por cierto su sucesor, el Sr. Saracho, se estrena cobrando una prima de contratación de cuatro millones de euros. Nunca permitas que una buena crisis, ni por supuesto una mala gestión te estropee ni un buen fichaje, ni una buena jubilación. Lo de la ejemplaridad hoy no toca, y quien sabe sí mañana tampoco.Bueno, tal vez toque,con un ruido atronador, lo de hoy por ti y mañana por mi.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook