Blog 
POESÍA DESBOCADA
RSS - Blog de Lauren García

El autor

Blog POESÍA DESBOCADA - Lauren García

Lauren García

Letraherido ferviente de sangre y castigo.

Sobre este blog de Cultura

Este espacio aboga por la inmediatez de la poesía y la literatura. Una apuesta por la creación poética como parte inherente del mundo; la propiedad insalvable de la voz en esencia pura e incorruptible.


Archivo

  • 07
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    Oviedo

    Cumpleaños con clásicos

    Celebramos un año de vida de este blog con la misma esperanza y convencimiento con que empezamos a escribir sus delimetradas y remarcadas huellas. Por "Poesía Desbocada" han pasado poetas ya consagrados de diferente época y lugar, en un intento de refrescar la jubilosa memoria con una relectura. También, escritores jóvenes que quieren mostrar su obra como un tesoro oculto recién salido de la mar. Especial relevancia han tenido los poetas asturianos tanto en castellano como en la llingua. La poesía sigue ocupándose de aniquilar la decadencia del ser humano, de conservar la esencia de la fragancia pura, de condecorar el recuerdo frente al olvido... Celebramos este cumpleaños con clásicos, que nunca se han ido y dibujan sendas en la niebla.Reviviendo aquella frase de Federico García Lorca: "La poesía no quiere adeptos, sino amantes". Así se celebran los aniversarios que derriten las velas: fidelidad irrebatible e irreprochable.

     

     

     

    VACA

                                               A Luis Lacasa

     

    Se tendió la vaca herida.

    Árboles y arroyos trepaban por sus cuernos.

    Su hocico sangraba en el cielo.

     

    Su hocico de abejas

    bajo el bigote lento de la baba.

    Un alarido blanco puso en pie la mañana.

     

    Las vacas muertas y las vivas,

    rubor de luz o miel de establo,

    balaban con los ojos entornados.

     

    Que se enteren las raíces

    y aquel niño que afila su navaja

    del que ya se puede comer la vaca.

     

    Arriba palidecen

    luces y yugulares.

    Cuatro pezuñas tiemblan en el aire.

     

    Que se entere la luna

    y esa noche de rocas amarillas

    que ya se fue la vaca de ceniza.

     

    Que ya se fue balando

    por el derribo de los cielos yertos,

    donde meriendan muerte los borrachos.

     

    FEDERICO GARCÍA LORCA- "POETA EN NUEVA YORK"

     

     

    QUÉ RUIDO TAN TRISTE

     

    Qué ruido tan triste el que hacen dos cuerpos cuando se aman,

    Parece como el viento que se mece en otoño

    Sobre adolescentes mutilados,

    Mientras las manos llueven,

    Manos ligeras, manos egoístas, manos obscenas,

    Cataratas de manos que fueron un día

    Flores en el jardín de un diminuto bolsillo.

     

    Las flores son arena y los niños son hojas,

    Y su leve ruido es amable al oído

    Cuando ríen, cuando aman, cuando besan,

    Cuando besan al fondo

    De un hombre joven y cansado

    Porque antaño soñó mucho día y noche.

     

    Mas los niños no saben,

    Ni tampoco las manos llueven como dicen;

    Así el hombre, cansado de estar solo con sus sueños,

    Invoca los bolsillos que abandonan arena,

    Arena de las flores,

    Para que un día decoren su semblante de muerto.

     

    LUIS CERNUDA- "LOS PLACERES PROHIBIDOS"

     

     

    EN INVIERNO ES MEJOR UN CUENTO TRISTE

     

    CONMIGO tú no tengas

    remordimiento, madre. Yo te doy lo único

    que puedo darte ahora: si no amor,

    sí reconciliación. Ya sé el fracaso,

    la victoria que cabe

    en un cuerpo. El caer, el arruinarse

    de tantos años contra el pedernal

    del dolor, el huir

    con leyes a mansalva

    que me daban razón, un cruel masaje

    para alejarme de ti: historias

    de dinero y de catres,

    de alquileres sin tasa,

    cuando todas mis horas eran horas de lobo,

    cuando mi vida fue estar al acecho

    de tu caída, de tu

    herida, en la que puse,

    si no el diente, tampoco

    la lengua,

    me dan hoy el tamaño

    de mi pecado.

    Sólo he crecido en esqueleto: mírame.

    Asómate como antes

    a la ventana. Tú no pienses nunca

    en esa caña cruda que me irguió

    hace dieciséis años. Tú ven, ven,

    mira qué clara está la noche ahora,

    mira que yo te quiero, que es verdad,

    mira cómo donde hubo

    parcelas hay llanuras,

    mira a tu hijo que vuelve

    sin camino y sin manta, como entonces,

    a tu regazo con remordimiento.

     

    CLAUDIO RODRÍGUEZ- "ALIANZA Y CONDENA"

     

     

     

      

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook