Blog 
Selviella
RSS - Blog de ramon fernandez

El autor

Blog Selviella - ramon fernandez

ramon fernandez

Me gusta Asturias, de donde es mi padre y casi yo, aunque nací en Madrid me crié ahí, pasaba largos periodos en mi aldea con mi Abuela, por lo que me considero Asturiano. Trabajo en la empresa servidoors de puertas de garaje, ademas tengo la pasión de escribir sob...

Sobre este blog de Asturias

Un blog dedicado a la sociedad, un poco generalista en el que quiero contar sobre vivencias personales, como todo lo referente a viajes, decoraciones y la ecología algo con lo que sueño cada día en este mundo, un mundo mejor y más sencillo, no quiero que se siga destruyendo el mundo por nuestra desi...


Archivo

  • 12
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Animales mascotas perros adiestramiento canes

    Conceptos básicos de adiestramientos para perros

    Lo primero que vamos a adiestrar es a nosotros mismos.¿Te sorprende la afirmación? Pues te voy a demostrar como uno de los errores más frecuentes es el de tratar de “psicologizar” o “humanizar” a nuestras mascotas.

    Psicologizar y humanizar se refieren al hecho de atribuir erróneamente a un animal características humanas. Y no es que no tengamos cosas en común, pero es que no se pueden obviar las diferencias neuroanatómicas, fisiológicas y comportamentales.

    Un ser humano tiene un cerebro que consta de una capa más desarrollada que las “primitivas” el neocórtex, este le permite hacer cosas como; pensar a cerca de su forma de pensar y modificar a su antojo en cierta medida esa forma de pensar (metacognición).

    Conceptos básicos de adiestramientos para perros

    Los humanos interpretamos racionalmente las emociones y guardamos en nuestra memoria mucho de lo que nos ocurre o de cómo lo habíamos percibido. Un perro por ejemplo no puede acordarse de qué estaba pensando antes de hacer algo que le costó un castigo o le produjo una recompensa. Por eso los perros necesitan de más ensayos que los humanos para aprender algo mediante condicionamiento operante.

    El perro no necesitaba disfrazarse, pero nosotros suponemos que no le molesta y es lo que acaba importando; ¿no?. Este es un ejemplo jocoso de como tratamos a los animales como si fueran humanos. Existen ya demasiados elementos que hace que queramos que el perro ya sea como nosotros los humanos, la peluquería canina, o hasta centros de masajes para las mascotas, que no digo que no se utilicen, pero el ver a un perro con una coleta en la cabeza creo que aunque al perro no le importe es un claro ejemplo de humanización.

    Y en este punto es donde muchos encuentran el conflicto. En que tratan de evitar el uso de “castigos” o “reforzadores negativos” (collares de ahogo, eléctricos, “mordidas” (los golpes secos que tantas veces usa Cesar Millán) y otros de este tipo), cuando lo que ocurre es que no podemos pretender explicarle a un perro porqué consideramos que una conducta, “natural” para él, va a ser modificada y avisarle verbalmente cuando no actúe como pretendemos.

    Por eso en estas publicaciones se va a explicar el uso de ambos tipos de reforzadores; positivos y negativos, cuando sea pertinente el uso de cada uno. Te adelantamos estas 5 técnicas básicas de modificación de conducta procedentes del condicionamiento operante y perfectamente aplicables al adiestramiento canino.

     

     

    Técnicas para adiestrar a nuestra mascota


    -Refuerzo negativo: Se refuerza la conducta que aparece (la deseada) retirando un estímulo aversivo. Por ejemplo: cuando dejamos entrar al perro si previamente ha dejado de ladrar.


    -Refuerzo positivo o “recompensa”: Se trata de dar algo que es agradable a nuestro perro cuando hace algo correctamente. Por ejemplo una caricia, llamarlo por su nombre con cariño, o el típico “premio” de comida. Te pongo el ejemplo de -llamarlo por su nombre- para advertir con ello que es un error común pretender corregir a un perro gritándole su nombre. Ojo, le estás reforzando lo que sea que esté haciendo en vez de corregirlo. Y como ya sabes eso significa que aumentará la probabilidad de la conducta no deseada.


    -Extinción: Se trata de ignorar al perro cuando hace algo que no queremos que repita. Suele ser útil en situaciones en las que el perro demanda la atención del dueño o de otra persona. Por ejemplo cuando nos ladra para que le tiremos una pelota o juguemos con el.


    -Castigo positivo “castigo”: Es el caso en el que le aplicamos un estímulo aversivo de forma contingente (seguido) a la conducta que deseamos eliminar. Por ejemplo el tirón en seco de la correa cuando queremos que afloje la marcha o deje de tirar. Se llama castigo positivo porque se le castiga haciendo algo, no por la omisión de algo que esperase.


    -Castigo negativo: Castigo que implica dejar de dar algo que le gusta al perro. Por ejemplo; no ponerle en la comida sus albóndigas favoritas. Este tipo de castigo no es tan efectivo en animales porque es necesaria la capacidad de asociar a una conducta concreta el hecho de que deje de ocurrir algo, que le resultaba agradable.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook