Blog 
Trends & Home
RSS - Blog de alberto garcia

El autor

Blog Trends & Home - alberto garcia

alberto garcia

Después de Licenciarme en Bellas Artes, decidí enfocar mi camino hacía el interiorismo, la decoración y el diseño de exteriores. Mi pasión es la decoración y la arquitectura. Actualmente trabajo de interiorista para Pavimar

Sobre este blog de Asturias

Blogs creado para hablar de tendencias en la decoración y el diseño de interiores y exteriores.


Intereses

Archivo

  • 17
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    Cómo aplicar el cloro en la piscina

    Se acerca el verano y, con ello, el calor. Los que tenemos una piscina privada en casa, podemos pasar estos meses mucho mejor gracias a un buen baño refrescante en los días más calurosos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las piscinas requieren de cierto mantenimiento. Y uno de los productos fundamentales para ello es el cloro para piscinas. Como ya sabrás, el cloro es un producto químico de disolución lenta que se utiliza para desinfectar el agua y prevenir la proliferación de gérmenes y bacterias, lo cual es muy necesario si queremos nadar en aguas transparentes y saludables. El cloro actúa reduciendo las moléculas orgánicas complejas como el pelo, el polvo, las partículas de piel y las algas en otras más sencillas que pueden evaporarse como gas.

    La opción más habitual que encontramos para aplicar el cloro en la piscina son las pastillas, que complementadas con otros productos como los antialgas, los fungicidas, los cristalizadores y los bactericidas mantendrá el agua de nuestra piscina limpia y cristalina. También podemos comprar cloro líquido, pero no es lo más recomendable si no queremos que las paredes pintadas de la piscina se vayan decolorando.

    Consejos para aplicar el cloro en la piscina

    En el caso de que decidamos comprar pastillas de cloro, lo ideal es que la dosis inicial de cloro sea de 200 gramos por cada 25.000 litros de agua. Deberemos aplicarla cada 10 días, más o menos cuando la primera pastilla se haya disuelto a la mitad. Las pastillas deben colocarse dentro de una boya clarificadora para evitar que la pastilla decolore las paredes o el suelo de la piscina al ir disolviéndose poco a poco.

    No obstante, antes de aplicar el cloro en una piscina, es fundamental tener en cuenta el pH del agua. El pH siempre debe estar controlado para garantizar el buen estado del agua y prolongar su duración, encontrándose entre niveles de 7,2 y 7,6. Para comprobarlo, debemos usar un medidor de pH al menos una vez a la semana.

    Si el pH se encuentra por debajo de 7, el agua estará ácida, dando lugar a graves problemas que no solamente afectan al agua, sino también a las personas, que podrían sufrir afecciones en los ojos y en la piel. Y si el pH se encuentra en niveles superiores a 7,6 puede dar lugar a los mismos problemas, además de favorecer la producción de sarro que puede terminar obstruyendo los filtros y acumularse en los rincones de la piscina. Por este motivo, es importante complementar el cloro con productos que ayuden a corregir los niveles de pH.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook