El termómetro

Lengua moribunda

 
Lengua moribunda
Lengua moribunda 

MANUEL NOVAL MORO Cuando un tío está al borde de la muerte sirve de bien poco que el médico le diga con voz tierna: «Venga, porfa, ponte bien». Tendrá que tirar de desfibrilador o de lo que haga falta. Con las lenguas ocurre lo mismo. Las campañas de promoción del asturiano se me antojan como el susurro del médico.

Por eso es lógico que los defensores del asturiano pidan la oficialidad. Por mucho que digan que defienden el derecho a utilizar el idioma, el fondo del asunto es que la gente tendrá que aprenderlo por narices y ésta es, admitámoslo, la única forma de que sobreviva.

Otra cosa es qué asturiano va a sobrevivir. No hace mucho compré «El Principín», la traducción al asturiano de la obra de Saint Exupéry. Cuando me puse a leerla, tuve una sensación muy extraña: había giros en los que estaban mi padre y mi madre y algo profundamente familiar; otros (tristemente, más numerosos) provocaban todo lo contrario, me hacían sentirme ante una lengua próxima y al mismo tiempo extraña, como el italiano o el latín.

Ése es el problema. Como en el habla se ha perdido muchísimo de lo que nos encontramos en los textos, hay algo que chirría. Por eso es tan importante imponer (sí, imponer, nada de sugerir, que no funciona) la lectura desde la infancia. Si no, será siempre una minoría la que se acerque al asturiano. Sólo hay que ver los centenares de libros, siempre subvencionados, que acumulan polvo en las bibliotecas públicas.

Hace años vi en Oviedo la reposición de la trilogía de «La guerra de las galaxias». En una escena, Yoda le preguntaba a Luck Skywalker «¿Díjotelo él?», y todo el cine se partió. Porque, para nuestra desgracia, el asturiano todavía nos suena un poco a cachondeo.


Por suerte, gracias a sus defensores, cada vez hay menos gente que considera que hablar asturiano es de paletos (aunque quedan restos todavía). Ya no se da esa profunda ignorancia disfrazada de altivez que demostraron dos niñas pijas cuando le dijeron a un amigo mío que venían a la Pola «a1 la fiesta de Las Comadras».

  HEMEROTECA

Próximos concursos

Marisa Valle Roso

Regalamos 5 entradas dobles para los conciertos de Llanes, El Entrego, Cangas del Narcea y Mieres

 

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya