El cordero triunfa en Argüelles

La gran corderada organizada en el marco de las fiestas sacramentales llenó el cupo previsto de 500 comensales

23.08.2015 | 05:26
Alfredo Álvarez preparando el cordero; a la derecha, el reparto justo cuando aparece la lluvia, en Argüelles. manuel noval moro

Quinientas personas disfrutaron ayer de una buena ración de cordero, un chorizo criollo y arroz con leche en la tradicional corderada de Argüelles. Y lo hicieron gracias a que un puñado de personas que trabajaron desde primera hora de la mañana para que todo estuviera en su punto. Alfredo Álvarez y Literio Álvarez llegaron ya a las ocho de la mañana para encender una gran hoguera con madera de roble y preparar las parrillas en las que cocinarían la carne. Dos horas más tarde, comenzaban a colocar las brasas bajo las parrillas y a situar encima la carne. Fueron 35 corderos, debidamente despiezados y distribuidos por piernas, chuletas y costillares. Cada comensal se llevaba un trozo de todo. "El corte es muy importante, y tenemos gente que lo hace muy bien", explicaba Alfredo Álvarez. Uno de los organizadores, Javier Corripos, destacaba el buen trabajo de las quince personas que se dedicaron a servir, y que a punto estuvieron de ver cómo todo se echaba a perder. Justo en el momento en el que la carne estuvo lista, comenzó a caer la lluvia. Hubo un momento en el que los comensales hubieron de hacer cola con sus paraguas, pero al final, por suerte, el cielo no se ensañó y poco a poco la lluvia fue remitiendo.

El tiempo -el mal tiempo, en realidad- le dio la razón a Alfredo Álvarez que. poco antes de comenzar el servicio, comentaba que la organización limitaba a 500 personas -450 comensales más 50 de la organización- el cupo de quienes podían disfrutar de la corderada. Está claro que si pudiera ampliarse la calidad del producto atraería a más gente, pero en este caso la limitación se debe al espacio de la carpa. "No cabe más gente bajo el toldo. Cabría alguno más fuera, pero si se pone a llover no hay donde meterse", explicaba el jefe parrillero.

Así las cosas, todo el mundo pudo disfrutar de la jugosa carne y del arroz con leche cocinado con diligencia, como es costumbre, por Covadonga Hevia, que también tuvo que hacer un sobreesfuerzo, ya que en la noche anterior hubo una gran demanda del postre y fue necesario hacer más por la mañana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine