Música sin límite por Santa Isabel

La jornada de ayer se cerró con gran variedad de propuestas: folk, pop infantil, punk rock, electrónica y de orquesta

30.08.2015 | 16:58

La segunda jornada de las fiestas de Santa Isabel dio para mucho. Tanto que sería raro encontrarse a alguien que no disfrutase de una actividad a su gusto, sobre todo si se trataba de música. Porque empezó a sonar a las seis y media de la tarde y no paró hasta cerca de la madrugada.

Fue a media tarde cuando empezó el desfile de la Muestra folclórica internacional de Lugones, organizado por el grupo "La Sidrina" con el Rancho Folclórico y Etnográfico "Caso do Povo", de Portugal, como grupo internacional invitado; actuaron, además, la Escola de Música y danza "As Mariñas", de Cambre, en La Coruña, y el Grupo de Folclore "Abuela Santa Ana", de Albacete, así como "Prau Llerón". de Mieres, y el grupo anfitrión. La Casa de Cultura se llenó de gente para el festival.

No había terminado todavía esta actividad cuando, a unas decenas de metros, en el prau de la fiesta de Santa Isabel, sonaba la música pop-rock. En este caso, los espectadore eran bien distintos. Se trataba del grupo "Petit Pop", que llegaba en versión reducida, con tan solo Mar Álvarez a la guitarra y Covadonga de Silva a la batería, pero con la misma frescura de siempre, que encandió a los muchos ñiños que cantaron y bailaron a pie del escenarios, con canciones como "Raro crustáceo", "Llévame a los hinchables" y "Las abejas".

Este concierto, organizado por la asociación "Ximielgar", tuvo lugar en la carpa del prau, donde, si uno aguzaba el oído, ya se podía escuchar probando a los músicos, que, poco después, empezarían en el parque de la Paz el Underpark Fest, un concierto de música punk rock, hardcore, metal y rock clásico, con la participación de los grupos lugonenses "Redada". "Nameless" y "Octopus garage", los ovetenses "F-Side", las bandas "Tragic Vision" y "Cilvrnigans", de Gijón, y los llanerenses "Origen".

A las once de la noche empezaba la Frikiparty, para los amantes de la música electrónica de baile, y poco después la verbena en el prau, para los más clásicos. Una intensa jornada musical aderezada también con un cuentacuentos y con juegos infantiles, que organizó la asociación "Lugones se mueve".

La fiesta continúa hoy con la ceremonia religiosa y con más actividades lúdicas y musicales, que volverán a hacer de Lugones uno de los grandes centros festivos del verano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine