El cordero no tiene secretos en Guimarán

"Hay que tener paciencia", dice Jesús García, uno de los elaboradores de la corderada festiva en la parroquia

05.10.2015 | 03:45
De izquierda a derecha, Jesús García, Pelayo Miguel y Tasio Fidalgo, preparando los corderos en Guimarán.

En Carreño no para la fiesta, aunque ya se haya dejado atrás el verano. Ayer le tocó el turno a las parroquias de Guimarán y Logrezana, donde numerosos vecinos salieron a la calle a pasar el día y disfrutar de las distintas actividades.

El sonido de la gaita y el tambor anunció el comienzo de la misa que se celebró ayer en la iglesia de Santa María la Real de Logrezana. El párroco, Manuel Ángel García, tuvo unas palabras dirigidas a las madres y destacó las tradiciones como algo importante a conservar en las romerías asturianas. Los feligreses se encargaron de portar la imagen de la Virgen durante el recorrido alrededor de la iglesia.

La parroquia de Guimarán tampoco se quedó atrás y tuvo su propia celebración. Hace más de 20 años que celebran la tradicional corderada para todos los vecinos justo después de las fiestas de Los Remedios, que tuvieron lugar hace dos semanas.

"Esta comida se viene repitiendo desde hace muchos años, hubo un parón de diez años entre medias, pero ahora hemos querido volver a retomarla. antes se hacia en Casa Murias, pero ahora nos resulta más cómodo hacerlo en la cancha deportiva", comentó una de las componentes de la organización, Sandra López. Pero los verdaderos protagonistas de la comida de ayer fueron tres personas, Pelayo Miguel, Jesús García y Tasio Fidalgo, unos expertos en realizar un sabroso cordero a la estaca que posteriormente comieron los asistentes." Empecé con quince años; digamos que llevo toda mi vida al lado de las brasas y el cordero", señaló Pelayo Miguel.

El mal tiempo y la lluvia obligaron a tapar las brasas durante la preparación, pero no hubo problema. Jesús García aseguró que el cordero no tiene secretos: "Tenemos un total de nueve corderos y más de 135 kilos de carne para repartir entre 129 personas. El cordero no lleva nada, es todo natural, simplemente hay que saber hacer bien el fuego, tener mucha paciencia y acostumbrarte al humo," aseguró.

El único secreto que hubo ayer en Guimarán fue la receta de la salsa chimichurri. "Es una receta secreta, no digo los ingredientes porque nadie va a saber hacerlo bien" zanjó entre risas Pelayo Miguel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine