El cielo observa el belén de la iglesia de San Félix

El nacimiento del templo parroquial, que estrena un fondo celeste de tela, se inaugura tras un mes de trabajos de montaje

07.12.2015 | 04:40
Leo Martínez, Joaquín Fernández y Elena Martínez, junto al belén de la iglesia de Candás.

El belén de la iglesia parroquial de San Félix de Candás luce ya en todo su esplendor, con la única salvedad del Niño Jesús, que como manda la tradición, no puede estar en el portal hasta el día 25, el que corresponde a su nacimiento. El grupo formado por Leo Fernández, Elena Martínez, Joaquín Fernández y Jesús Rodríguez llevaba un mes montándolo en uno de los laterales del templo y lo ha tenido listo justo para este fin de semana que, aunque no es oficialmente navideño, cada vez más se constituye como inicio oficioso del calendario festivo de diciembre.

El grupo tomó el relevo del montaje del nacimiento hace tres años, cuando quienes lo hacían antes anunciaron que no seguirían. "Nos enteramos de que no se iba a hacer y entonces nos decidimos, porque queríamos que se mantuviese, por la gente y, sobre todo, por los niños, que lo disfrutan mucho", explica Joaquín Fernández.

El primer año se constituyó un grupo de unas ocho personas, pero este año, por un motivo u otro, la mitad no se ha podido comprometer con el trabajo.

Cada año, el grupo trata de aportar novedades que enriquezcan un nacimiento que, gracias a medio millar de figuras, algunas de muy alta calidad, ya tiene mucho atractivo.

"Nosotros procuramos cambiar algo todos los años, que el belén no se vea siempre igual, aunque manteniendo la esencia", apunta Joaquín, que asegura que los niños son quienes más disfrutan de sus atractivos. Porque al margen de la calidad de sus figuras, el nacimiento tiene día y noche -una luna asoma cuando se oscurece el fondo-, un efecto de tormenta y también algunas figuras en movimiento, como un molino de agua que ocupa su parte central. Todo el fondo derecho está ocupado por el imponente castillo del rey Herodes, y los Reyes Magos tienen una especial importancia, ya que, junto con las figuras de la Virgen, San José y el Niño en el Portal, son las que ocupan su parte delantera.

Entre las novedades de este año está la colocación de un pequeño oasis, y también un nuevo cielo, hecho de tela, que esperan que se pueda conservar en buenas condiciones para años posteriores.

El belén experimentó un cambio importante el año pasado, después de que se le colocase en su parte frontal una arcada de poliestireno simulando piedra, que le ha dado un especial empaque. El belén podrá verse por las tardes durante todo el periodo navideño, siempre que no haya algún acto religioso. Y los interesados en visitarlo a otra hora pueden solicitarlo para que se les abran las puertas. Podrán asomarse así a Belén desde Candás.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine