Novena etapa

Goss da la sorpresa en el Giro

El lanzador de Greipel se impuso en Cava de Tirreni a Pozzato y Farrar- Sastre perdió casi dos minutos

18.05.2010 | 20:08
El australiano Matthew Goss celebra en el podio tras alzarse con la victoria de la novena etapa del Giro de Italia.
El australiano Matthew Goss celebra en el podio tras alzarse con la victoria de la novena etapa del Giro de Italia.

El australiano Mattehew Harley Goss, del Columbia, ganó al esprint la novena etapa del Giro de Italia, entre Frosinone y Cava de Tirreni, de 188 kilómetros, en la que el kazako Alexandre Vinokurov mantuvo la 'maglia' rosa y el español Carlos Sastre perdió 1.49 minutos respecto a los favoritos.

Goss, otro joven velocista del equipo americano, de 23 años, y procedente de la pista, en la que se proclamó campeón del mundo de persecución en 2006, anuló el protagonismo reservado para su jefe de filas, el alemán André Greipel, para imponerse con autoridad con un tiempo de 4h.08.17 y por delante del italiano Filippo Pozzatto (Katusha) y del estadounidense Tyler Farrar (Garmin).

El australiano se saltó el papel de actor secundario, ya que en el Columbia es uno de los encargados de preparar la llegada al esprinter titular, en este caso al alemán Greipel o al británico Cavendish (hoy ganador en California). Pero se vio solo en cabeza y remató la faena demostrando que la cantera de la formación estadounidense para resolver etapas por velocidad es excelente.

Así que en el primer duelo al esprint después de 9 etapas llegó un desconocido, pleno de desparpajo, y amargó la fiesta a los Pozzato, Farrar y Henderson, sorprendidos por la nueva perla del Columbia.

Los favoritos entraron con el mismo tiempo del vencedor, excepto el español Carlos Sastre (Cervélo), que sigue con su racha de desgracias en el Giro de Italia. En esta ocasión un pinchazo a 20 kilómetros de meta le hizo perder el tren del pelotón. El esfuerzo por lograr la unión con sus rivales directos fue vano y el abulense perdió 1.49 minutos. Buscar etapas debe ser el objetivo del ganador del Tour 2008.

Vinokurov acabó un día más vestido de rosa, en una jornada en la que el kazako y todo el Astana se exigieron para anular la escapada y para tratar de aprovechar un despiste que dejó cortados en un segundo grupo a Evans y Nibali.

El ritmo impuesto por el Columbia y el propio equipo del líder para anular la fuga que protagonizaron Cheula (Footon), Stamsnijder (Rabobank), Barry (Sky) e Ignatiev (Katusha) produjo un corte en el pelotón. Basso y Evans se quedaron cortados y Sastre terminaba de dejar el Giro en la cuneta con una rueda pinchada.

Resistieron Ignatiez y Barry, pero a 4 kilómetros de meta se unió la mayor parte del pelotón y comenzaron las maniobras de llegada. El Sky apareció a controlar en cabeza, lo mismo que el Garmin, pero fue el Columbia el que conectó su implacable maquinaria para Greipel.

Los estadounidenses en cabeza ya no admitieron aventuras de última hora. Greipel no estaba en su sitio y perdió la oportunidad de igualar la victoria de Cavendish en tierras californianas. Sí estaba Goss, el tercer hombre, que hizo olvidar a uno y otro. El Columbia es sinónimo de victoria al esprint.

En la general Vinokurov aventaja en 1.12 al australiano Cadel Evans y en 1.33 al italiano Vincenzo Nibali. Carlos Sastre, a casi 10 minutos, se aleja a una eternidad. No es su Giro.

Mañana se disputa la décima etapa, entre Avellino y Bitonto, de 220 kilómetros.

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine