Samuel Sánchez. Ciclista asturiano ganador de la montaña 

«Fue un Tour de bandera»

«Al inicio fue un desastre y me tocó atacar, pero al final lo bordamos y no puedo pedir más en el balance final» - «De cuatro llegadas en puerto, ganar una y ser segundo en dos demuestra que fui regular y justo vencedor»

 09:12  
Samuel Sánchez, luciendo su maillot de lunares como rey de la montaña del Tour.
Samuel Sánchez, luciendo su maillot de lunares como rey de la montaña del Tour. j. e. c.
 MULTIMEDIA
 NOTICIAS RELACIONADAS

OVIEDO, J. E. CIMA
Samuel Sánchez (Oviedo, 1978) no regresó ayer a casa porque después del gran Tour que hizo fue contratado para tres criterium (ayer y hoy en Bélgica y mañana en Austria), antes de afrontar el sábado la Clásica de San Sebastián. El campeón olímpico y ahora rey de la montaña del Tour y ganador de la etapa en Luz Ardiden se muestra feliz en sus declaraciones a LA NUEVA ESPAÑA camino de Bélgica. El ovetense, quinto en el ranking UCI, ha sido felicitado por Francisco Álvarez-Cascos, presidente del Principado, y Gabino de Lorenzo, alcalde de Oviedo, y falta concretar el día en el que será recibido en ambas instituciones tras su gran Tour.

-¿Qué balance hace del Tour, un día después del podio de París?

-Que lo hemos bordado y fue un Tour de bandera. Pudo ser mejor si llego a entrar en el podio de la general y también peor debido a los percances del principio, como ese 1,20 de la primera etapa que me lastró mucho, como a Contador. Pero después de ganar la etapa de Luz Ardiden, ser segundo en Alpe d'Huez y Plateau de Beille y adjudicarme el maillot de la montaña, que tiene mucho prestigio mundial, no se puede pedir más.

-Ya en Pirineos contaba que el objetivo más cercano era el maillot de lunares y lo logró al final.

-Creo que de cuatro llegadas en alto, ganar una y ser segundo en dos premia justamente al más regular en la montaña. La realidad es que en Alpe d'Huez me tiré a ganar la etapa o ser segundo, porque era la única opción de arrebatarle el maillot a Andy Schleck si no entraba él entre los seis primeros. Sufrí mucho en la meta mirando la llegada de Schleck y luego fui muy feliz con este reinado. La puntuación ahora de la montaña está bien porque beneficia a los ganadores en meta en alto y a los mejores de la general. Entrar en este palmarés de campeones es un triunfo muy grande, comparable al de campeón olímpico en China.

-¿A los 31 años perdió una gran oportunidad de entrar en el podio de la general?

-Puede ser, pero con el desastre del primer día al quedar bloqueado por una caída y ceder 1,20, más el tiempo de la crono por equipos, me tocaba atacar si quería estar en el cajón o coger el maillot amarillo. En el Tour es difícil recuperar tiempo y si fallas luego un día, como en el Galibier, no perdona. Nadie te regala nada. Contador y yo tuvimos el mal día en el peor escenario.

-Igual en el Galibier acusó el desgaste de tanto atacar por querer ayudar a su amigo Contador.

-No, porque al día siguiente estuvimos bien, como en la crono final. El problema fue que cogí una pájara increíble, y fue poco lo que perdí para cómo iba. Igual le pasó cerca de meta a Contador. Tuve mala suerte con esos dos días malos, entre ese primer día por la caída y el desfallecimiento del Galibier, donde cedí 3,55 y al final quedé a 4,55 del ganador Cadel Evans. Esas son las cuentas que hay que echar.

-¿Qué le deja más satisfecho?

-Que he reforzado mi imagen al cumplir los objetivos de ganar la etapa y estar en el podio de París, aunque fue en el de la montaña. No se me puede reprochar nada, como tampoco a Contador, porque siempre que hemos atacado hicimos daño, dimos espectáculo y pusimos el Tour patas arriba. Fuimos los animadores de la carrera. Y luego en mi equipo, Euskaltel, hicimos el mejor Tour de la historia, porque también acabamos quintos, con un presupuesto sólo de 6 millones.

-¿No se reprocha nada?

-La pena es que los años van pasando y se pierde otra oportunidad, cuando llegué en una condición inmejorable. Estaba mejor que el año pasado. La verdad es que ataqué para llegar al maillot amarillo y no pude.

-¿Qué va a hacer ahora?

-Estos días correr en Bélgica los criterium post Tour, que es una pasada cómo tratan allí a los ciclistas profesionales. Es darse un baño de masas que todo corredor precisa vivir. Podía hacer más criterium, pero voy a ir a la Clásica de San Sebastián y luego también a la Vuelta a Burgos. Lo que no haré ya será la Vuelta a España.

-¿Se retirará sin ganar la Vuelta?

-Tiempo habrá, porque quiero conseguirla. El próximo año es duro, con Juegos Olímpicos y Mundial. Quiero probarme en el Giro y me falta ganar una etapa. Luego miraré de ir por la Vuelta.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FERNANDO MENÉNDEZ

La buena memoria

Habría estado bien que Marianín hiciera el saque de honor ante un campo abarrotado

 
 

A. OTERO

Ronaldo, un problema para el Madrid

Sobre la decreciente aportación del delantero portugués a su equipo

 
 

ANTONIO RICO

Morir por las ideas

En el mundo del fútbol la vida de los entrenadores depende sólo de los resultados

 
 

Canal Esquí

Esquí alpino

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, consejos, , snowboard, viajes...

 
anteriorsiguiente
anteriorsiguiente

Fórmula 1 2015

Fórmula 1

Fórmula 1 2015

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

Trofeos «La Nueva España»


» Ver Trofeos «La Nueva España»
Enlaces recomendados: Premios Cine
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica