El Marino pide apoyo

El club luanquín jugará ante el Gavà de sábado para no coincidir con ningún otro partido y tener de su lado a la afición asturiana

18.05.2016 | 09:03
Góngora, en el partido frente al Gijón Industrial en Miramar.

El Marino se decanta por el sábado (18.00 horas) para jugar el partido de ida de la primera eliminatoria del play-off de ascenso a Segunda B contra el Gavà. La directiva valora que el sábado no hay ningún otro partido en Asturias y la afición asturiana en general puede acudir a Miramar para animar al equipo. "Los necesitamos a todos y confiamos en que venga mucha gente para ayudarnos", comentó el presidente del conjunto azulón, Luis Gallego.

El club luanquín no espera que se desplace mucha afición del conjunto barcelonés dado que son 1.750 kilómetros ida y vuelta, aunque al ser de sábado podría desplazarse un autobús. Y es que el sorteo fue esquivo con los luanquinos por el largo desplazamiento, el más lejano de los cuatro equipos asturianos que se metieron en el play-off seguido del Langreo, que tendrá que recorrer 1.591 kilómetros hasta Alcalá de Guadaíra (Sevilla).

La directiva acordó también mantener los 12 euros habituales en Liga para el público en general, y los socios pagarán 10 euros. "Es lo que aprobó la asamblea ordinaria del pasado año, que en compensación también acordó no cobrar nada a los socios por la visita el Sporting en pretemporada ni fijar días de apoyo al club durante la Liga", explicó Gallego.

Los niños hasta 12 años entran gratis y los comprendidos entre los 12 y los 18 euros abonarán cinco euros.

El partido de vuelta se jugará también de sábado, el día 28, a las 18.00 horas en el municipal de La Bòbila y el club luanquín ya sabe que dejará un agujero económico en las arcas del club porque los hoteles de la zona próxima a Barcelona cuestan hasta el doble que en Asturias y Galicia. "No tuvimos suerte con el sorteo", repite una y otra vez Luis Gallego. El plan de viaje ya está decidido. El equipo saldrá a las 22.00 horas del jueves de Luanco para llegar el viernes por la mañana y tener tiempo de entrenar para estirar piernas y descansar.

En el club luanquín hay confianza en superar la eliminatoria porque el equipo se quitó un peso de encima tras meterse en el play-off y llega en una dinámica muy buena tras sumar 25 de los 30 últimos puntos, y los cinco que se perdieron fueron por el empate (0-0) con el Avilés en el Suárez Puerta, y la derrota (1-0) con el Caudal en Mieres. "El equipo llega con ganas, tiene experiencia y confiamos mucho en ellos", señaló el presidente.

Jornada de descanso. La plantilla azulona descansó ayer y hoy entrena (10.30 horas) en Miramar, al igual que mañana jueves y el viernes, día habitual de descanso, con la sesión previa al partido. Los entrenamientos en Miramar coincidieron con el resurgir del equipo porque se puede hacer un trabajo de alta intensidad que es imposible en Balbín debido a la dureza del césped artificial que multiplica el riesgo de lesiones. Y el equipo se resiente físicamente.

El técnico, Blas García, sólo tiene la baja del delantero Góngora, que sufrió una contractura en el isquiotibial derecho durante el partido de la pasada semana con el Llanes y es duda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine