El frenazo a la subida de tipos en EE UU hace cundir el miedo a una agudización de la crisis

Las bolsas caen de forma generalizada, y el euro se aprecia por el efecto dólar y como refugio ante China y los emergentes

19.09.2015 | 05:22
El frenazo a la subida de tipos en EE UU hace cundir el miedo a una agudización de la crisis

La decisión anteanoche del banco central de EE UU de mantener sus tipos oficiales de interés en los niveles mínimos históricos cercano al 0% (al menos hasta la próxima reunión de su comité de política monetaria, en octubre, y quizá hasta fines de año) debería haber sido celebrado por las bolsas, como lo han sido todas y cada una de las medidas expansivas aplicadas en esta crisis por los bancos emisores. Pero ayer, lejos de ello, los mercados bursátiles retrocedieron porque, en vez de fijarse en la ventaja que supone para las empresas y la renta variable unos tipos de interés tan nimios, optaron por interpretar la inacción del banco emisor estadounidense como el reconocimiento -como era previsible, y como se había avisado- de que los datos globales de la economía son peores de lo anunciado.

Las declaraciones de la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Yanet Yellen, para justificar una nueva postergación de la que iba a ser la primera subida de tasas de interés en EE UU en nueve años aún añadió más zozobra: la economía se ralentiza, China -dijo- "preocupa" a EE UU, hay grandes economías en recesión, el crecimiento en la UE es de baja intensidad, en EE UU la inflación no comparece, las materias primas no repuntan y los emergentes están siendo azotados por cinco flagelos: la inestabilidad de China, la apreciación del dólar, el abaratamiento de las materias primas, la expectativa (aunque postergada) de la subida de tipos en EE UU y, en algunos casos, su problemas internos.

Dado que el escenario descrito anteanoche por Yellen fue inquietante, el miedo madrugó y circuló por los parqués de medio mundo. Esto, sumado a que ayer era día de la "cuádruple hora bruja" o vencimiento trimestral de cuatro tipos de contratos de derivados financieros (las opciones y futuros sobre índices, y las opciones y futuros sobre acciones), lo que añade volatilidad, la tendencia fue de repliegue generalizado de los inversores. Tokio cayó el 1,96%; Madrid, el 2,57; Francfort, el 3,06; Londres, el 1,34; París, el 2,56; Milán, el 2,65 y, en América, Buenos Aires, México, São Paulo y Nueva York abrieron también con caídas acusadas.

El euro se apreció de 1,1314 a 1,1376 dólares, una vez descartada la subida de tipos en EE UU. Fue una reacción natural, dado que, de haber aprobado la Fed una subida de tipos, la tendencia hubiese sido la contraria.

Y fue además una respuesta correctora, toda vez que los inversores en mercados cambiarios que habían anticipado sus apuestas optaron por deshacer posiciones. A esto se suma que el euro está siendo usado desde este verano como valor refugio ante el peligro chino y el riesgo de los emergentes. La apreciación -que daña a España porque encarece sus exportaciones- se agudizó tras las inquietantes palabras de Yellen. Si persistiera la tendencia, el BCE (como ya anunció) tendría que ampliar e intensificar su expansión monetaria. Que Europa está actuando como valor refugio (y ello a pesar de las elecciones griegas de mañana) explica que las primas de riesgo cayeran ayer de forma muy generalizada en la UE (incluida Grecia) mientras aumentaron en otras áreas monetarias. Y la caída de las primas también fortalece al euro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine