Caso trajes

Camps, como ´Juan Sin Miedo´

El presidente valenciano lamenta que en su causa "uno vaya con metralleta" y otro "con un puñal de plástico"

13.05.2010 | 10:25
Camps, durante su comparecencia ante los medios.
Camps, durante su comparecencia ante los medios.

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, aseguró que es "absolutamente inocente" en la causa reabierta por el Tribunal Supremo en relación con los presuntos trajes que recibió como regalo de Orange Market, empresa investigada en el 'caso Gürtel', por lo que afirmó que no cree que se acabe llegando a la celebración de un juicio, en un proceso que consideró que es "de risa". "Nada tengo que esconder ni yo ni mis compañeros porque aquí nadie se ha enriquecido y lo único que hemos hecho es trabajar todos los días al servicio de la Comunitat", sentenció.

Así lo indicó en una comparecencia ante los medios de comunicación, en la que anunció que demostrará "donde tenga que demostrar" que el proceso es "falso" y "mentira". En esta línea, afirmó sentirse como "Juan sin miedo" y no tener "miedo a nada", al tiempo que criticó "todas las insidias, documentos, filtraciones, informes que aparecen como por arte de birlibirloque", que son "tendenciosos" y se han realizado "con la intención maligna de intentar generar una sombra de duda sobre la honorabilidad del PPCV" y de la administración autonómica.

Asimismo, hizo referencia en su intervención a los informes que apuntan a una presunta financiación irregular del partido, financiación la que dijo que está "auditada y sindicada". "Ya basta de informes interesados", exigió, y defendió las adjudicaciones realizadas por el Consell, para lo que hay "un documento de la Abogacía de la Generalitat que demuestra "punto por punto la legalidad de cada una de las decisiones". "Lo siento mucho porque quienes quieren mostrar una fiesta con esta historia, se va a quedar en una fiesta de cumpleaños con una tarta pequeña y sin invitados", indicó.

Para demostrar que el proceso es "falso", subrayó que pedirá que se practiquen "algunas pruebas porque algunas solicitadas no se han hecho" y hay testigos "que no han sido llamados por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana" y que son "fundamentales y esenciales para demostrar que todo es falso". Además, recalcó que a raíz del levantamiento del sumario en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, se ha visto que hay "conversaciones clave exculpatorias" --que "han llevado al juez Garzón ante la Justicia"--, y que no han llegado hasta el Supremo "porque no estaban en el proceso".

Preguntado por una hipotética condena del TSJCV, Camps reclamó su derecho a la presunción de inocencia y se lamentó de que "nadie en algún sector" se la ha dado "desde el primer minuto". "Es de risa, el proceso es de risa, no se sostiene, si no no estaría aquí tan feliz", dijo, y recalcó: "la gente normal de la calle me para y me dice, presidente no me lo creo".

"Es imposible. No se lo cree absolutamente nadie en el mundo, excepto los que quieren hacer de esto una oportunidad", reiteró, y criticó que hay "un grupo de gente que ve en esto una oportunidad para derribar un gobierno democrático". Así, sostuvo que los socialistas "nos han enseñado la peor cara esos años" y citó la intervención de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que "a primera hora de la mañana le exige al fiscal general del Estado que recurra la decisión" del TSJCV de sobreseer el caso.

Al respecto, se mostró convencido de que no habrá "ni juicio. No puede haberlo porque no hay nada de nada, hay pruebas exculpatorias", reiteró, y trasladó "a este sector" --en referencia al PSPV-- "que se equivoca" porque su actuación "les está llevando a la ruina política".

Metralleta y puñal de plástico

En esta línea, incidió en que España es "un Estado de Derecho y tenemos derecho a defendernos con todas las armas e instrumentos legales", por lo que "no puede ser que quien acusa tenga todas las armas legales a su alcance y el que tiene que defenderse no tiene ninguna". "No puede ser que uno vaya con metralleta y otro con un puñal de plástico", manifestó, y consideró que, en estos meses, "se ha puesto en juego el Estado de Derecho con este proceso, con filtraciones interesadas, con informes interesados y manipulados y publicados en webs sin autorización judicial y escuchas telefónicas", aunque resaltó que "de los de la cacería, dos ya están fuera, Bermejo y Garzón".

Durante su intervención, el presidente de la Generalitat hizo referencia también a su patrimonio, y defendió que "el primer político de la historia de la humanidad acusado de algo, al que nadie le pide ni sus bienes patrimoniales ni sus cuentas corrientes". "Todo el mundo en España, los 45 millones de españoles, saben que soy honrado, que tengo lo mismo que tenía cuando llegué a la política y nadie se puede creer que el presidente de una comunidad autónoma pueda venderse por tres trajes", proclamó, y sostuvo que es "absurdo y no sólo lo creo, lo cree el PP, la Comunitat entera y todos mis compatriotas, desde Finisterre hasta el Cabo de Gata".

En esta línea, reitró que nadie puede creer que "el presidente de una comunidad tan importante, de tanta expectativas y tantas inversiones, haya podido cometer la tontería de dejarse vender por tres trajes". "Es absurdo, y como es absurdo, estoy lleno de fuerza y moral para continuar al frente del PP y la Generalitat", manifestó, y recalcó que nadie "en el planeta tierra puede darnos lecciones al PP de nada que tenga ver con honestidad, honradez y honorabilidad".

Además, resaltó que tiene "la tranquilidad de espíritu" de poder decir que tiene "exactamente lo que tenía ahora cuando comencé como presidente de la Comunitat". "El mismo piso, y el mismo coche y, por lo tanto, no tengo ningun tipo de temor ni miedo a nade, porque mi patrimonio no se ha incrementado absolutamente nada en los últimos años de gestión como presidente", sostuvo.

No obstante, consideró que eso "tiene que ser así, lo he creído siempre y lo cree el PP" y se refirió igualmente al patrimonio de su mujer, que tiene el 50% de una oficina de farmacia, --no del local, que es alquilado--, que compró con la venta de una farmacia "que tenía desde hace 15 o 20 años". "No hay nada más que rascar", reiteró.

Enlaces recomendados: Premios Cine