Música servida en cóctel

La iglesia de la Laboral, convertida en bar, sirve de escenario para el curioso maridaje artístico entre Iván Ferreiro y Antonio Orozco

22.11.2016 | 09:50
Música servida en cóctel

Dos extremos muy diferentes dentro del género tan amplio que es la música pop se tocaron ayer en Gijón. Y lo hicieron en un escenario tan peculiar como la iglesia de la Universidad Laboral, reconvertida en un gran bar con actuación musical en directo y con una ambientación luminosa de color rojo ideada para la ocasión. El templo desacralizado sirvió así para consagrar ayer una fiesta de la música en directo que trató de unir las dispares voces de Antonio Orozco e Iván Ferreiro.

Y, como preludio, una buena ración de humor regional. Nadie mejor para ello que el actor y humorista mierense Alberto Rodríguez, que repitió tres veces su entrada al escenario porque los aplausos del público no eran suficientes. Resultó perfecto para abrir boca: unas cuantas palabras en asturiano y el humor tan ajustado a la idiosincrasia regional que representa Alberto Rodríguez. Buena forma de entrar en faena antes de que saltasen a escena los protagonistas de la noche.

Primero lo hizo uno de ellos en solitario. Le tocó abrir el espectáculo musical a Antonio Orozco, aunque al público ya lo había calentado Alberto Rodríguez. Orozco no ocultó cierta tristeza en su semblante, y lo explicó después: está "muy afectado" porque "se ha ido un ser muy querido que siempre me acompañaba en los directos". Hacía mención así a su productor Xavi Pérez, fallecido hace escasos días. Un acicate para que Orozco aumentase la dosis de sentimiento que pone en sus interpretaciones. Empezó con "Podría ser", tema que encadenó con uno de sus grandes éxitos: "Devuélveme la vida", al que le siguió "Estoy hecho de pedacitos de ti". Tras pasar por "Mi héroe" apareció el otro protagonista de la noche.

Iván Ferreiro, ex de "Los Piratas", le puso un tinte más indie al espectáculo. Nada más entrar en escena interpretó una canción a dúo: "Soldado 229", del artista barcelonés. Tras la misma se quedó el gallego para continuar el show con sus canciones, ya sin Orozco. Comenzó con "El tiempo circular" y luego llegó "Farsante". No se olvidó de interpretar temas de su último trabajo, "CASA", sacado a la venta en el pasado mes de octubre.

Pudo disfrutar el público del concierto -uno de los organizados dentro del proyecto "Cómplices de Mahou"- sentado y tomándose una cerveza. Una situación privilegiada para degustar el curioso maridaje entre el pop de sentidas baladas que representa Antonio Orozco, más propio de la escuela de Alejandro Sanz, y el pop más indie de Iván Ferreiro. Y todo ello en una esfera de gran intimidad, bajo la imponente cúpula de la iglesia de la Laboral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Gijón

Palacio de los deportes de la guía

Las obras del Palacio de los Deportes de La Guía (que hoy lleva el nombre de Adolfo Suárez)...

Pisos y diversión

Vemos en el diario anuncios de pisos en la ciudad por 220.000 pesetas (hoy serían 1.200 euros)...

´La fórmula del éxito es ser honesto con lo que haces, tener verdadera vocación´

´La fórmula del éxito es ser honesto con lo que haces, tener verdadera vocación´

"Ojalá Cuba se abra hacia el mundo sin perder su esencia y tradiciones; es un país muy especial...

Una renta social a la gijonesa

Una renta social a la gijonesa

XSP e IU buscan ir más allá del modelo gallego con un plan que aglutina todas las ayudas...

Ocho artistas jóvenes muestran la gran variedad de la nueva figuración española

Ocho artistas jóvenes muestran la gran variedad de la nueva figuración española

Vigil-Escalera reúne a Macarrón, Morago, Gonzalo García, Pablo Genovés, Hernández, Salcedo,...

Enlaces recomendados: Premios Cine