10 de enero de 2014
10.01.2014

El Oriente sufre más de veinte incendios en un día, siete de ellos en Ribadesella

Las llamas afectaron a los montes riosellanos entre Santianes, Llovio y el polígono industrial y obligaron a cerrar la carretera nacional en San Esteban

10.01.2014 | 09:19
La ladera colindante con el polígono industrial de Guadamía, que quedó calcinada después del incendio.

El viento del Sur y las peores intenciones provocaron más de veinte incendios y conatos entre las tres de la tarde del miércoles y la misma hora de ayer en la comarca del Oriente. Nueve de estos fuegos se produjeron sólo en el concejo de Ribadesella y el resto se expandieron por los de Cangas de Onís -donde se registraron cinco- Amieva, Piloña, Onís y Parres, entre otros. Por suerte no hubo que lamentar daños personales, pero las llamas amenazaron varias casas y las naves del polígono de Guadamía, en Ribadesella.

La alcaldesa de este municipio, Charo Fernández Román, de Foro Asturias, aseguró que el fuego supuso un "riesgo para muchas vidas". Ardieron los montes entre Santianes, Llovio y el polígono industrial, pero también lo hicieron zonas de Tereñes, San Pedro, Sotu y San Esteban. En esta última fue necesario cortar de madrugada la carretera general, la N-632, para evitar que el fuego provocara daños mayores. También hubo "intentos en Nocéu y en la Cuesta de Moru", relató Fernández Román. En esta misma zona quemaron 16 hectáreas el 16 de diciembre (en Cova Rosa) y dos superficies aún sin cuantificar el día de Navidad en la Cuesta de Moru y el de Nochevieja en el monte "Picachín". En el concejo de Cangas de Onís se localizaron cinco focos en Perlleces, Llerices y La Riera, entre otras localidades.

Para las tres de la tarde de ayer todos los incendios estaban extinguidos, según Bomberos de Asturias. La intencionalidad de estos fuegos está bastante clara, pero no la autoría. En Ribadesella, la Alcaldesa apuntó que no se provocan "tirando una colilla o una cerilla", sino que emplean "una mecha retardada" que retrasa el momento en que empieza a arder. Para Fernández Román, quien haya sido no sólo ha cometido el "delito ecológico", sino un "delito penal grave", al poner en "peligro muchas vidas", las de los vecinos cuyas casas estuvieron amenazadas por el fuego y también las de los bomberos. La regidora pidió a los vecinos "que se solidaricen con lo que está pasando, que hablen y descubran a quien está haciendo todo esto". Aseguró, además, que si se logra coger al causante, al que calificó de "delincuente" y "asesino en potencia", el Ayuntamiento procederá judicialmente contra él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine