02 de octubre de 2015
02.10.2015

Sentido adiós a Ceferino Fernández Alonso, "el triunfador más discreto y vital"

El hijo del empresario fallecido dedica en San Juan unas palabras "al mejor padre del mundo"

02.10.2015 | 03:59
Asistentes al funeral de Ceferino Fernández, ayer, en el exterior de San Juan.

"Ceferino era un triunfador en todos los ámbitos de la vida, era un artista, era mi amigo, era mi jefe y ante todo era mi padre, el mejor padre del mundo". Jaime Fernández Granda, uno de los dos hijos del empresario Ceferino Fernández Alonso -fallecido el miércoles a los 78 años-, subió al altar de la basílica de San Juan al término del funeral de su padre para dedicarle unas palabras que emocionaron a las decenas de personas que abarrotaron el templo para dar el último adiós al cofundador de la compañía de distribución de material eléctrico Metalux.

Amigos, compañeros de trabajo y empleados asistieron a la ceremonia oficiada por Buenaventura González, un sacerdote muy querido por la familia y que reconfortó con su homilía a la viuda, Dorita Granda; sus hijos, Jaime y Susana; y sus nietos. Precisamente los nietos de Ceferino Fernández tuvieron un papel destacado en la misa al leer varios versículos de la Biblia dedicados a su abuelo.

El repentino fallecimiento del empresario movilizó a buena parte de la sociedad asturiana. Así, acudieron a San Juan rostros conocidos como el presidente de la Ópera de Oviedo, Jaime Martínez, o el abogado Ricardo Álvarez-Buylla. "Ha sido uno de los hombres más honrados y trabajadores que he conocido, y el único empresario que jamás hizo un ERE pese a la dureza de la crisis. Tanto es así, que los trabajadores le adoran", comento el letrado en el exterior de la iglesia, antes de que comenzara el funeral.

El alma mater de la recientemente cerrada galería de arte Vértice, Luis Hernando, estaba muy afectado y se mostró muy cariñoso con los familiares del empresario. "Ceferino era el triunfador más discreto y vital que he conocido; un hombre muy importante en la región que permaneció motu proprio en la sombra", señaló el galerista.

Fernández Alonso comenzó a trabajar en 1950 en una empresa de material eléctrico hasta que en 1969 abrió Metalux. Diecisiete años más tarde se hizo con el total de las acciones de la empresa, que hoy es una sociedad familiar, y la relanzó a nivel territorial y de diversificación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine