17 de septiembre de 2017
17.09.2017

Improvisación matinal en el autobús urbano

Confusión entre chóferes y pasajeros por los cambios en las rutas por la competición automovilística y las restricciones de tráfico

17.09.2017 | 01:49
Un autobús baja por la calle Marqués de Santa Cruz, con el tráfico restringido por vallas, ayer por la mañana.

La primera mañana de San Mateo amaneció para unos sin pena ni gloria, para otros con resaca y para los conductores y usuarios de los autobuses urbanos en medio de la confusión. Las restricciones de tráfico por el rally "Princesa de Asturias" y el día sin coches en el entorno del Campo San Francisco los cogieron desprevenidos, y los chóferes fueron informándose acerca de los nuevos itinerarios, sobre la marcha.

Hacia las diez de la mañana los conductores de las líneas que pasan por el centro de Oviedo iban poniéndose al corriente de los desvíos y las condiciones de circulación a medida que avanzaban, y pasándose la información por radio. En las paradas de la calle Uría, a pesar de que a esas horas no andaba mucha gente por la calle, sí había ciudadanos esperando el paso de los autobuses, algunos sin tener la certeza de que la línea que necesitaban mantuviese el recorrido y desconociendo hasta donde acercarse para poder tomarla.

En las marquesinas, cansada de esperar sin tener ninguna certeza, la gente acababa preguntando a los conductores de paso, quetampoco tenían mucha idea de los cambios que afectaban al resto de sus compañeros.

Uno de los servicios matinales de la línea C-2, que debería circular por el paseo de los Álamos hacia la calle Federico García Lorca fue desviado a la calle Conde de Toreno, sin saber por qué carril entrar, y su conductor tuvo que hacer varios ajustes en la marcha, a medida que los agentes de la Policía Local, que estaban junto a las vallas, le iban indicando.

En el interior del autobús los pasajeros también iban a ciegas, unos preguntaban si había pasado alguna desgracia y los más enterados de los acontecimientos del día daban rienda suelta a su enfado. Resolvían su incertidumbre preguntando directamente al chófer, que iba resolviendo sus dudas de viva voz.

Las restricciones a la circulación de automóviles en las calles que rodean el Campo San Francisco se mantuvieron durante el día de ayer entre las diez de la mañana y las seis y media de la tarde. La primera hora fue la más confusa para los conductores y para los pasajeros de los autobuses urbanos. Por lo demás, la jornada transcurrió sin incidentes reseñables en las vías de esa zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine