17 de enero de 2018
17.01.2018

Detenidos 12 miembros de una red de trata que traía mujeres rumanas a Oviedo

Los apresados pertenecen al clan Sandulache, uno de los más activos de la región

17.01.2018 | 13:43
Detenidos 12 miembros de una red de trata que traía mujeres rumanas a Oviedo

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con funcionarios de la Agencia Tributaria, han detenido a 12 miembros de una red de trata con fines de explotación sexual asentada en Asturias. Diez de los detenidos integran el núcleo del clan Sandulache, considerado a nivel policial una de las organizaciones más activas asentadas en Asturias. Destaca el alto nivel de vida de los miembros del clan en contraposición con el trato dado a sus víctimas captadas en Rumanía donde tras su llegada a España eran alojadas en Oviedo en pisos patera y en condiciones de hacinamiento e insalubridad. Dos de los hermanos del clan Sandulache habrían estado involucrados en multitud de hechos delictivos como robos con fuerza, con violencia, lesiones, hurtos, además de trata de seres humanos, organización criminal y agresión sexual entre otros.

A raíz de diversas investigaciones los agentes han llevado a cabo la actuación policial saldada con la detención de los principales responsables de este grupo. En los registros efectuados destaca la intervención de vehículos de alta gama por un valor por más de 250.000 euros y sustancias estupefacientes destinadas a su tráfico en los clubes de alterne.

Amplio historial delictivo de los miembros del clan


Los investigadores desarticularon parcialmente en 2013 este grupo delictivo con la detención y puesta a disposición judicial a los principales miembros del grupo. Las mujeres eran captadas en Rumanía donde se les ofrecía un trabajo en España, a continuación eran trasladadas a Asturias, normalmente en avión y acompañadas de algún miembro de la organización y llevadas hasta Oviedo, donde se las alojaba en pisos en condiciones de hacinamiento. Parte de las ganancias obtenidas, más de de 120.000 euros en ocho meses, fueron enviadas a Rumanía. Enviaban el dinero obtenido a través de empresas de envíos donde la matriarca, principal receptora del mismo, los destinaba a la construcción de inmuebles y compra de vehículos de alta gama. Tras su paso por prisión continuaron con el negocio y con las actividades presuntamente delictivas.

Nuevos miembros del clan Sandulache para perpetuar el "negocio"


Según se ha podido constatar los miembros del clan se han visto incrementado con el paso del tiempo mediante la llegada desde Rumanía de su matriarca más hijos y sobrinos, casi siempre siendo menores, si bien en la actualidad las edades de estos últimos rondan entre los 18 y 24 años. Siendo éstos quienes aseguran la continuidad del "negocio", con la idea de seguir con la captación de mujeres a través del conocido como método del lover boy. De hecho el incremento en el número de miembros del clan ha provocado, según los investigadores, en un incremento a su vez del número de mujeres explotadas, algunas de ellas con la mayoría de edad recién cumplida. Modus operandi que los hermanos Sandulache han venido repitiendo tanto en la captación como en la explotación aprovechando la vulnerabilidad de las víctimas y penurias económicas.

Como viene siendo habitual en este tipo de redes criminales será a la llegada a España de las víctimas cuando se les indicaría el motivo real de de su viaje que no es otro que el ejercicio de la prostitución, en la que está involucrado "su novio", siendo desprendidas de su teléfono móvil y cualquier contacto con su entorno en Rumanía. Igualmente serían objeto de un férreo control por parte de las mujeres de la organización, algunas de las cuales habrían vivido la misma situación pero con del paso del tiempo asumían ese "ascenso". Las jóvenes sufrían amenazas y agresiones abusos sexuales por parte de los líderes de la organización.

Tal era la situación sufrida por las víctimas que con el paso del tiempo llegaban a normalizar la situación vivida, dando por buenos los 200 euros semanales que les eran entregados si según sus miembros "se portaban bien", pese a generar más de 1000 euros semanales.

Teléfono y correo de la trata, denuncia anónima y confidencial


Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, puesto en marcha en 2013, y que dio lugar a la creación de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, adscrita a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional. Con la puesta en marcha de este plan, la Policía Nacional activó la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos. Durante el pasado año 2017 se han recibido más de 1600 comunicaciones en ambos canales más de 800 ha sido al teléfono y más de 700 al correo electrónico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine