26 de julio de 2016
26.07.2016
Lne.es »

Bedia encuentra la chispa

El rendimiento del cántabro, que ha completado todas las sesiones sin molestias, está sorprendiendo al cuerpo técnico

26.07.2016 | 03:51
Bedia encuentra la chispa

Un simple vistazo cuando entra en la rueda de prensa sirve para confirmar las sospechas. A Edu Bedia se le marcan los huesos de la cara. No es solo que esté con más chispa en el césped, es que ha llegado más fino a la pretemporada, con menos kilos. La explicación llega por parte del cántabro: "Es la primera pretemporada que hago en tres años". Los problemas físicos, el pubis como mayor enemigo, le han impedido empezar en los últimos cursos al mismo ritmo que sus compañeros. Y arrancar sin pretemporada es un duro contratiempo para cualquier futbolista.

Bedia está siendo uno de los futbolistas que mejor sensación está dejando en El Requexón desde que echara a andar la pretemporada. Tanto, que el club ya no ve tan prioritaria la llegada de otro pivote. Reforzar el centro del campo era uno de los objetivos de la dirección deportiva, y así ha sido con los refuerzos de Rocha y Torró, pero incluso se valoraba la opción de más centrocampistas. Las condiciones del mercado (el Oviedo está encontrando serios competidores por las piezas más codiciadas) y la satisfacción del cuerpo técnico con Bedia, que de primeras se consideraba una incógnita, hace que se matice el planteamiento inicial. El Oviedo permanece alerta por si surgen oportunidades, pero la prioridad en estos momentos no es fichar un pivote, sino un hombre para la banda izquierda y otro para el ataque.

Cuando se le pregunta por su imagen en pretemporada, Bedia es el primer asombrado. "Si soy sincero, me sorprende a mí mismo. Tenía algo de miedo. He estado todas las vacaciones trabajando pero siempre tienes alguna molestia. Al empezar fuerte, con dobles sesiones, temía cómo iba a responder", confiesa el cántabro. "Mi idea era no empezar al cien por ciento, ir poco a poco. Pero llegué y vi que no tenía molestias y en los partidos acabo bastante bien, no me duele nada", añade.

La diferencia con el verano pasado es abismal. "Llevaba casi dos años con molestias, tenía que parar cada tres o cuatro días. Y ahora ya no tengo ni que pasar por la clínica, que te libera mucho. Así piensas solo en el fútbol. El año pasado llegué después de una etapa complicada en Alemania. Cada semana tuve que parar, no encadenaba encuentros seguidos. Esta pretemporada tengo que aprovecharla", analiza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine