Lne.es » Sociedad
 Noticia anterior   Noticia siguiente 
Cine / Crítica

Salvar al soldado Marian

n Una vistosa, atolondrada y fallida revisión de la leyenda de Robin Hood

 12:16  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Salvar al soldado Marian
Salvar al soldado Marian  

TINO PERTIERRA Empezamos bien: un asedio a un castillo francés con un Ridley Scott que domina como nadie eso de hundir la cámara hasta las cachas para hacer creíbles y febriles las escenas de batalla. Flechazos, quemaduras, masacre. Sangre, hedor y lágrimas. El hombre que reinó con Blade runner podría rodar esas cosas con los ojos cerrados. La presentación del personaje de Robin es atractiva: un tipo que viene de vuelta del horror y ya sólo piensa, liberado de Dios y del Hombre, en recuperar su libertad y emprender una nueva vida lejos de la muerte. Al diablo las Cruzadas. Una última decepción con la que se castiga su insolente sinceridad (Ricardo Corazón de León es bastante canalla, a la par que insensato) le dejará con las manos libres para hacer por fin lo que le dé la gana... o eso cree él.

Lleva en los genes una nobleza y un espíritu de rebeldía que no permiten huidas. Una emboscada nocturna vuelve a sacar punta a la habilidad de Scott para la acción vigorizante, pero a partir de ahí los tejemanejes de un guión presionado para rescatar las claves del éxito de Gladiator empiezan a cargar de lastre la película. Primero, por el personaje de Juan Sin Tierra, el hermano cabrito de Ricardo Corazón León, y que ya desde una primera e insostenible escena de cama con una amante francesa está tan caricaturizado que es imposible tomárselo en serio. Cuando la historia se pone a remedar grosso modo El regreso de Martin Guerre (el soldado que usurpa la identidad de un muerto) y se enlazan intrigas palaciegas con las maniobras de un malo malísimo (Mark Strong hace lo que puede para no resultar ridículo, como ya ocurría en Sherlock Holmes, cuidado, chaval que te encasillas), este Robin Hood con solemnes discursos sobre la libertad (rodados e interpretados sin garra) empieza a tambalearse hasta caer con estrépito en una disparatada batalla final que parece (a las barcazas sólo les falta la bandera de EE UU) el desembarco de Salvar al soldado Ryan con flechas, y en la que Scott no se inmuta a la hora de meter con calzador situaciones involuntariamente cómicas (la del «soldado» Marian al frente), y condimentadas con una banda sonora de lo más convencional. Pese a todo, las dos horas y media se aguantan sin agobio y hay detalles aquí y allá que recuerdan que Scott fue grande. Lástima que los apuntes más interesantes (la relación con una cautivadora Cate Blanchett, los tenebrosos niños huérfanos del bosque, el tormento de un Max von Sidow ciego, el personaje del desengañado William Hurt...) se diluyan entre intrigas atolondradas que convierten la historia de Inglaterra y Francia en un vodevil sangriento.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad