Lne.es »

El Seprona sorprende a un furtivo con 4 kilos de angula pescada en la ría de Ribadesella

El hombre, vecino de Junco de 53 años, carecía de licencia y trató de vender la captura a un establecimiento local

14.02.2016 | 04:55
Un pescador de angula, durante una campaña anterior.

La Guardia Civil sorprendió ayer a un furtivo -A. B. G., de 53 años- con casi cuatro kilogramos de angula pescada en la ría de Ribadesella sin la pertinente licencia. La captura habría sido realizada en una zona próxima a la localidad de Junco por este riosellano, que carecía de la pertinente licencia de pesca y cuyo destino era la venta directa de la partida de angula a un establecimiento público de la localidad. El hombre fue sorprendido por una brigada del Seprona adscrita a la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón.

Los agentes procedieron a tomarle declaración en calidad de "investigado no detenido" a este vecino por un supuesto delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos. Del total de la angula incautada, 3.770 gramos era de angula viva y 200 gramos de angula muerta. La angula viva fue devuelta a la ría y la angula muerta fue entregada a un establecimiento benéfico de la localidad riosellana. Igualmente y cumpliendo la normativa, se procedió a la incautación de los útiles empleados para la pesca: un cedazo y dos cajas de plástico rígido.

La pesca de la angula es una actividad que está regulada en exclusiva para pescadores profesionales. De tal manera que, además de contar con las correspondientes licencias de pesca y fiscal, debe encontrarse dado de alta en la Seguridad Social del Mar, así como que las capturas que realicen deben ser pasadas por la rula antes de proceder a su venta.

La investigación comenzó el pasado jueves por la mañana, cuando una patrulla del Seprona de Panes, perteneciente a la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, interceptó a este riosellano cuando se dirigía hacia un establecimiento comercial de la localidad con la intención de vender los casi cuatro kilos de angula, que había pescado en la noche anterior en la ría. Sobre esta persona la Guardia Civil ya tenía sospechas de que pudiera estar realizando labores de pesca furtiva, por lo que ya le seguía la pista. Tras su detención, en la jornada de ayer se procedió a la toma de declaración en calidad de imputado no detenido de A. B. G. Las diligencias serán entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Cangas de Onís, y se remitirá la correspondiente denuncia a la Dirección General de Pesca Marítima del Principado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine