11 de julio de 2016
11.07.2016
Casas flotantes

¿Vivirías en una casa debajo del mar? Esta se construye en Dubái

La constructora austriaca Kleindienst planea edificar 50 casas flotantes en 2016 por hasta tres millones de euros

11.07.2016 | 15:35
¿Vivirías en una casa debajo del mar? Esta se construye en Dubái

¿Alguna vez has soñado con vivir en una casa debajo del mar y despertarte cada mañana viendo a los peces pasar delante de tu ventana? Una constructora ha hecho posible ese sueño, aunque el precio no está al alcance de todo el mundo: cada casa vale entre 2 y 3 millones de euros.

La idea es de la constructora Kleindienst y forma parte de un enorme complejo que se levanta en Dubai llamado 'Heart of Europe', que además de estas casas sumergidas incluirá seis islas artificiales, más de una docena de hoteles y la primera calle del mundo con aire acondicionado.

Alrededor de 50 casas flotantes estarán listas para final de este año, y otras 81 para finales de 2017. Los precios y características de cada casa dependen de su tamaño, con unos precios que oscilan entre 2 y 3 millones de euros.

Las últimas que han salido a la venta este mismo mes de mayo, y también las más grandes y costosas, miden 4.000 metros cuadrados en tres niveles y tienen ocho habitaciones principales, incluyendo cuatro zonas debajo del mar: el dormitorio principal, una habitación para mujeres y otras dos estancias bautizadas como "la habitación del entretenimiento del arrecife de coral" y "el cuarto de invitados del arrecife de coral".


Foto: Kleindienst

La casa cuenta también con 'un jardín de coral' de 600 metros cuadrados. Para lograrlo, la compañía lleva años trasladando "arrecifes de coral de zonas afectadas por la construcción y recolocándolos en el golfo con el objetivo de salvarlos", según ha explicado a la CNN el presidente de Kleindienst, Josef Kleindienst.

La empresa asegura que cada casa ha sido diseñada para evitar que sus ocupantes sientan los vaivenes propios de un barco en el mar. Igualmente se ha tenido en cuenta las condiciones marinas para la instalación de los amplios ventanales, de 9,5 centímetros de grosor.

Como un cristal convencional no aguantaría la presión propia a esa profundidad, los arquitectos de Kleindienst se fijaron en los materiales usados en los acuarios y decidieron utilizar un tipo de plástico duro: el cristal acrílico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine