24 de marzo de 2017
24.03.2017
HOGAR

El moho, un peligro para la salud

El moho no retrocede ante nada y la superficie afectada es cada vez mayor, pero tiene solución

27.03.2017 | 03:36
El moho, un peligro para la salud

Las esporas del moho inhaladas o ingeridas producen efectos nocivos sobre la salud de las personas, sobre todo de las más vulnerables: bebés y ancianos, personas con asma y alergias, personas con cáncer que están recibiendo un tratamiento de quimioterapia, quienes han recibido un transplante de organo, y en definitiva, todas aquellas que por la razón que sea tienen el sistema inmunológico debilitado.

Efectos producidos por la exposición al moho:

  • Fatiga crónica, fiebre o dolor de cabeza
  • Ojos irritados
  • Mucosas de boca, nariz y garganta irritados
  • Estornudos y tos crónica
  • Erupciones cutáneas

En casos severos de exposición o casos exacerbados por reacción alérgica, sus síntomas pueden ser extremos incluyendo náuseas, vómitos y sangrado en pulmones y nariz.

Afortunadamente el moho es visible. El moho no retrocede ante nada y la superficie afectada es cada vez mayor. Verlo, nos indica un problema que está afectando a la salud de su familia, pero con solución en Nortseco.

Cómo reconocer el moho

  • Con la vista: ¿Presentan manchas negras o de otro color las paredes o muebles?
  • Con el olfato: ¿Huele mal, como a humedad o tierra mojada?

Moho negro o moho tóxico

Las especies de más dañinas son conocidas como moho negro o moho tóxico, y son frecuentemente asociadas con una mala calidad del aire en edificios afectados por problemas de condensación.

Moho en casa

Se encuentran en los lugares humedos de las viviendas, donde se reproducen cubriendo una superficie cada vez mayor y son los responsables de numerosos casos de rinitis, rinoconjuntivitis, asma de caracter crónico y sin clara estacionalidad. También pueden producir otras enfermedades alérgicas más raras, como las neumonitis por hipersensibilidad y las micosis broncopulmonares alérgicas.

Las nuevas construcciones

Los nuevos sistemas de construcción de las viviendas han aumentado el moho en interiores. Son construcciones más herméticas, que dificultan la ventilación. El aire húmedo queda atrapado y en consecuencia las infecciones de moho son más frecuentes.

Más información: http://nortseco.es/

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine