15 de diciembre de 2017
15.12.2017
Fisioterapia

La fisioterapia de suelo pélvico no es sólo un tratamiento para mamás

La sociedad cada vez es más consciente de la importancia de tener un suelo pélvico sano y competente, aunque por lo general suele relacionarse con un tema de mujeres, el sexo masculino también tiene un gran campo de actuación

16.12.2017 | 04:19
Laura Carús, fisioterapeuta de Fibras Fisoterapia.

Cuando hablamos de suelo pélvico nos referimos tanto al armazón óseo que conforma la pelvis como al tejido blando (músculos, ligamentos y vísceras) que forman parte de la cavidad pélvica.

Cada una de estas estructuras, como cualquier otra parte del cuerpo, puede sufrir algún cambio, bien sea por degeneración, traumatismo, intervención quirúrgica, partos, o de origen congénito. Por tanto, debe llevarse a cabo un abordaje terapéutico con el fin de conseguir el mayor confort de los pacientes que lo padecen.

Suelo pélvico del día a día. En la actualidad hay diferentes estudios científicos que avalan la evidencia clínica de la importancia de la fisioterapia en el ámbito uroginecológico. Sabemos, por ejemplo, que el masaje perineal preparto reduce significativamente el traumatismo perineal y además sabemos que en mujeres primerizas se reduce el empleo de episiotomías (cortes en el periné para facilitar la salida del bebé).

Sabemos también de la eficacia de los tratamientos en incontinencias urinarias, bien sean de esfuerzo, de urgencia, mixtas o por rebosamiento.

Día a día son tratadas mujeres que han sido diagnosticadas con dolor pélvico crónico, endometriosis, dispareunias o que sufren alteraciones en la estática pélvica.

No debemos olvidarnos tampoco de los cambios tróficos que padecen las mujeres cuando llegan a la menopausia, la reducción de los niveles hormonales hace que tanto la movilidad como el trofismo de los tejidos o la lubricación se vean afectados, provocando así cambios en su vida diaria que pueden ser perfectamente solucionables.

Fisioterapia y fertilidad. Lo anterior descrito puede resultar familiar. En los últimos años, las patologías relacionadas con la mujer y sobre todo con el parto han sido más cotidianas y se les ha dado mayor importancia. Desde Fibras queremos hacer llegar al lector otras ramas de la fisioterapia pelviperineológica no tan comunes como son la fertilidad o el pre y posoperatoria de las prostatectomías.

Diariamente se llevan a cabo tratamientos de fertilidad. El hecho de que la gestación no salga adelante tras varios intentos puede deberse a distintos orígenes, uno de ellos puede ser el estado y el posicionamiento del útero.

El útero es el mayor órgano reproductor de la mujer, con una importante musculatura lisa que debe estar, como cualquier otra musculatura del cuerpo, en las mejores condiciones para que la gestación resulte óptima.

La flexibilidad, la capacidad contráctil de esta musculatura lisa y la colocación de la víscera son puntos clave para facilitar la fecundación y, consecuentemente, el desarrollo del feto.

El hecho de que el útero esté en una posición de "anteversión y anteflexión" aumenta el porcentaje de fecundaciones acertadas. Además, esto facilita la entrada del líquido espermático, se crean unos "fondos de saco" que actúan como reservorio idóneo del esperma, fondos de saco que gozan de condiciones perfectas para que estos espermatozoides puedan incrementar su longevidad, y por consiguiente, se aumente también la posibilidad de fecundación.

Con la ayuda de terapia manual unida a la tecnología Indiba Activ lograremos la recolocación uterina y el incremento del aporte sanguíneo y de oxigeno del órgano, lo que sin duda hará que éste se encuentre en mejor estado.

Incidencia del cáncer de próstata. Como ya hemos visto en el anterior artículo de salud publicado el 17 de noviembre "Descubre la fisioterapia posoncológica" -si no lo han hecho, les animo a que lo lean-, en 2012 las cifras de pacientes diagnosticados de cáncer en España alcanzaban los 215.534 casos. A este dato hay que añadir que el de próstata es el primero en número de diagnósticos. Y por esa razón la fisioterapia adquiere una especial relevancia en este campo.

Un gran porcentaje de los pacientes que padecen cáncer de próstata son intervenidos quirúrgicamente recibiendo una prostatectomía radical.

Las cicatrices, las adherencias, las incontinencias, la disfunción sexual y la desesquematización del suelo pélvico con respecto al sistema nervioso central son algunas de las posibles secuelas que pueden resultar de esta intervención.

En Fibras apostamos por atajar estas complicaciones velando por un tratamiento que pueda reducir los posibles efectos y consiga mejorar la calidad de vida de aquellos pacientes que han sufrido o sufren esta enfermedad.

La instrucción al paciente, las técnicas manuales, el ejercicio terapéutico y la combinación de todo ello con Indiba Activ nos dan la confianza para poder lograr un tratamiento exitoso.

Para una información más detallada pueden consultar nuestra página web: www.fibras.es.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine