08 de mayo de 2008
08.05.2008
 

Los transportistas, FADE y PP reclaman la supresión inmediata del «céntimo sanitario»

El Gobierno regional se queda solo en Asturias en la defensa de la aplicación del recargo en el combustible
El PP, que solicita en el Principado la retirada del tributo, pide en el Congreso que el Ejecutivo lo defienda ante la CE

08.05.2008 | 11:08

J. A. A. / M. M.

Oviedo,

La Federación Asturiana de Empresarios (FADE), las asociaciones profesionales de transportistas, el PP, IU y los sindicatos UGT y CC OO han visto amparadas por la Comisión Europa sus críticas contra el «céntimo sanitario», y más aún contra el recargo adicional que se aplica en Asturias a los carburantes desde 2004. La patronal y el Partido Popular asturiano -al contrario que el PP nacional- abogaron ayer por su eliminación y coincidieron en que ahora sería el momento ideal, teniendo en cuenta la desaceleración económica. Este tributo resta aún más competitividad a las empresas y a la economía asturianas, insistieron.

La Comisión Europea ha determinado que el «céntimo sanitario» es un impuesto «ilegal» y le ha dado al Gobierno español un plazo de dos meses para eliminarlo o corregirlo. Si no lo hace, lo demandará ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo. El principal problema es de interpretación. España mantiene que es finalista porque sirve para financiar la sanidad pública. Bruselas, sin embargo, dice que incumple la legalidad porque sus fines son recaudatorios o presupuestarios.

El Gobierno regional se queda solo en Asturias en la defensa de este impuesto y del recargo adicional que se aplica en la región desde 2004. El resto de agentes y colectivos sociales mantienen su oposición y piden su derogación.

l Patronal FADE. El presidente de los empresarios asturianos, Severino García Vigón, fue ayer rotundo: «Es un impuesto que nunca se debería haber implantado. Afecta especialmente al transporte, pero también al conjunto de la economía y a la competitividad de las empresas asturianas, y más en un momento de desaceleración económica como el que se está atravesando. Y además, nunca entendí la vinculación causal de gravar con un impuesto sobre los carburantes para pagar la sanidad pública».

l ASETRA. El presidente de esta asociación profesional del transporte, Ovidio de la Roza, mostró ayer su satisfacción por el dictamen de la Unión Europea. «Nos ha dado la razón en que era un impuesto introducido de forma ilegal porque no se adapta a la directiva europea sobre hidrocarburos. Para De la Roza, el Gobierno central «debería dar una muestra de sentido común anulando el céntimo sanitario, en vez de recurrir ante Europa».

l CESINTRA. Enrique Riaño, presidente de Cesintra, criticó «el afán recaudatorio» del Gobierno central y del Principado. «El céntimo sanitario es un impuesto demencial y ha tenido que intervenir la Unión Europea en un asunto por el que ni el PP ni IU se han movilizado nunca porque la voracidad recaudatoria es común a todos los partidos». El representante empresarial considera que el fallo de la Unión Europea debe hacer recapacitar al Principado en la devolución de ese impuesto. «Lo cobran seis comunidades, pero lo que nadie dice es que Galicia, Cataluña y ahora Madrid devuelven a los transportistas ese dinero. Aquí, en Asturias, el Principado debería realizar esas devoluciones y con carácter retroactivo». Riaño no descartó que el sector pueda adoptar medidas de presión, como la movilización, en el caso de que la Administración haga caso omiso de la recomendación de Europa sobre el céntimo sanitario.

l Partido Popular. Ovidio Sánchez anunció que su grupo parlamentario preguntará mañana en la Junta al Gobierno socialista si retira el céntimo sanitario. A su juicio, es preferible que el Principado retire ese impuesto, «ahora, en plena crisis económica, antes de que lo haga definitivamente Europa». Su postura contrastó con la del Grupo Popular en el Congreso. La portavoz económica, Fátima Báñez, manifestó que el Gobierno socialista tiene la obligación de defender en Bruselas el céntimo sanitario y la soberanía fiscal tanto de las comunidades autónomas como del Gobierno central.

l Izquierda Unida (IU). Jesús Iglesias, coordinador de la coalición en Asturias, criticó de nuevo que se optara por un impuesto que grava por igual a todos en vez de por uno directo, en el que paga más el que más tiene. «Si está en riesgo la financiación sanitaria, debe ser la Administración la que asuma la alternativa y la compensación a esa necesidad», afirmó.

l UGT y CC OO. Los secretarios generales de los dos sindicatos mayoritarios coincidieron, de nuevo, en sus críticas hacia el «céntimo sanitario» y el recargo que se aplica en Asturias. Antonio Pino, secretario general de Comisiones, atacó a Álvarez Areces por decir que no se retirará «mientras no haya otra alternativa». Según Pino, la alternativa está en el IRPF. En el mismo sentido se explicó Justo Rodríguez Braga, el líder ugetista, que incidió en «lo contradictorio que resulta rebajar impuestos directos como el IRPF a cambio de implantar otros que no tienen en cuenta el poder adquisitivo del contribuyente».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook