07 de agosto de 2010
07.08.2010
La Nueva España
Un nuevo «tijeretazo» en el ajuste presupuestario

El Principado intensifica el recorte a los funcionarios y les quita las ayudas sociales

La supresión de las subvenciones a los trabajadores con hijos discapacitados y por estudios supondrá un ahorro de dos millones

07.08.2010 | 02:00
El Principado intensifica el recorte a los funcionarios y les quita las ayudas sociales

Oviedo, J. A. ARDURA

El Principado anunció ayer un nuevo recorte a sus empleados. Si hace apenas un mes el Parlamento asturiano daba luz verde a la reducción de salarios a los funcionarios para cumplir al real decreto del Gobierno central que obligaba a recortar los gastos de todas las administraciones, ahora la Dirección General de Función Pública ha decidido suprimir las ayudas de acción social que el Principado concedía anualmente a sus empleados, que suponían casi dos millones de euros al año, según las estimaciones realizadas por los sindicatos. CSIF aseguró ayer que Asturias es la única autonomía que, por ahora, ha eliminado dichas ayudas.


El director general de Función Pública, Daniel Álvarez, convocó ayer a los representantes de los sindicatos a una reunión informativa en la que les anunció que el Principado no abonará ni en este ejercicio ni en los próximos las ayudas para el personal con hijos que tengan alguna discapacidad, así como las ayudas para estudios bien de hijos o del propio personal de la Administración regional. La convocatoria de estas ayudas solía realizarse todos los años hacia el mes de julio. El retraso en la convocatoria de este año hacía temer a los sindicatos por un posible recorte de las partidas para esas ayudas, pero no por una eliminación total de las mismas, según aseguró a este periódico Sergio Peña, del sindicato CSIF. «Ninguna autonomía de España ha suprimido estas ayudas, sí se han aprobado recortes del 5 o el 10 por ciento en las partidas totales, pero el Gobierno asturiano es el primero que se las carga de manera literal», aseguró Peña.


Las ayudas eliminadas ahora por el Principado se realizaban en un único pago y su cuantía oscilaba entre los 80 euros que se concedían para el estudio de idiomas o los 150 que se otorgaban a los empleados públicos cuyos hijos estudiaban bachillerato o FP hasta los 2.400 euros que percibía un empleado que tuviera a su cargo un hijo con una discapacidad superior el 75 por ciento. «Ya no habrá ayudas por hijos minusválidos, ni ayudas por estudios de hijos ni ayudas por estudios del personal, sólo se mantiene el plan de pensiones y el incentivo de jubilación anticipada y eso porque se hace cargo la Seguridad Social y no supone coste alguno al Principado», aseguró el portavoz de CSIF, quien añadió que el decreto del Gobierno central que obligaba a todas las administraciones a reducir su masa salarial para reducir el déficit público «no hablaba para nada de reducir las ayudas de acción social a los empleados públicos». CSIF cuestionó que se eliminen esas ayudas «mientras se mantienen gastos superfluos como la retransmisión de la F1 o el fútbol en la TPA, cuando también se pueden ver en la Sexta». La supresión de estas ayudas afectará a todos los empleados públicos, ya sean funcionarios, laborales, estatutarios, y de justicia, sanidad, enseñanza o de los cuerpos generales de la Administración.


El Principado ya anunció meses atrás que el «tijeretazo» también afectará a las ayudas para libros: hasta el curso 2009-2010 podían optar a estas ayudas las rentas familiares que no pasaran de los 60.000 euros anuales, pero desde el próximo curso 2010-2011 sólo podrán optar a esas subvenciones las familias con unos ingresos brutos de 22.000 euros anuales, lo que reduce el número de potenciales beneficiarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído