23 de febrero de 2011
23.02.2011
40 Años
40 Años

Ganó el torto transparente

Rodrigo Roza, de La Taberna del Zurdo (Oviedo), vence en el IV Campeonato de Asturias de pinchos con su recreación minimalista de la gastronomía asturiana

23.02.2011 | 01:00
Por la izquierda, los terceros clasificados, Mario Fernández y su socio Eugenio Viña, de Casa Genio; el ganador, Rodrigo Roza, de la Taberna del Zurdo de Oviedo, y el segundo clasificado, Juan José Cima, de Bocados Teatinos de Oviedo. / fernando geijo

Mieres del Camino, C. M. BASTEIRO

Tecnología punta y tradición asturiana. Éstos son los dos conceptos que aúna el pincho ganador del IV Campeonato regional. Lo consigue con huevo, formando una finísima base, y jamón, panceta y chorizo en miniatura.

«Torto asturiano 11.0» es el nombre del bocado que se llevó la codiciada «Montera picona de oro» de la cuarta edición del Campeonato de Asturias de pinchos y tapas. Se elaboró en Oviedo, en La Taberna del Zurdo, y su originalidad fue la poderosa razón que motivó el fallo del jurado. El segundo seleccionado también se quedó en la capital de la región y el tercer premio se fue a Mieres, a la sede de esta cuarta final del concurso regional.

Rodrigo Roza, gerente del establecimiento ganador, quería aunar en un mismo plato lo mejor de la tradición asturiana y lo último de la gastronomía. Lo consiguió con un torto casi transparente, una yema diminuta y chorizo, jamón y panceta en miniatura. El alcalde de Mieres, Luis María García, fue el encargado de leer el nombre del ganador y colocarle la «Montera picona de oro».

El gerente de La Taberna del Zurdo fue el último en subir al escenario a por su premio. Rompieron el hielo los finalistas sin galardón, que recogieron un diploma por su participación. Después le tocó el turno a Álvaro Otero, cocinero de Kuro Oveja Negra, de La Florida, que se llevó el premio del público.

El pincho más popular, que se eligió a través de LA NUEVA ESPAÑA digital, estaba preparado a base de carrillera de cerdo al vino de Cangas, confitura de puerro y naranja y germinado de cebolla y pipa. «Tengo muchos amigos», bromeó Otero tras recibir el galardón de manos de Sergio Tuñón, responsable de lne.es.

El segundo premio de esta edición, la «Montera picona de plata», se quedó también en Oviedo, en Bocados Teatinos. Lucía Fernández y su hijo, Juan José Cima, se ganaron a pulso el galardón con el plato «Teatinos 2011», una increíble mezcla de sabores presentada sobre una piedra. En Casa Genio, de Mieres, el pincho conquistó al jurado con mucho lujo. El plato «Rabo de toro deluxe», con polvos de oro incluidos, se posicionó como el tercero mejor de Asturias. El propietario de Casa Genio, Eugenio Viñas, se mostró «emocionado y sorprendido» poco después de recibir su galardón, la «Montera de bronce».

El cartel de ganadores de 2011 se cerró con dos menciones especiales. En Tapia de Casariego la Cervecería Marejada recibió, con «Sorpresa de pote de berzas», la mención especial «Beronia», que premia el maridaje de los platos con el vino. El pincho más asturiano se elaboró en Pravia. El Patio de Balbona recibió la mención especial asturiana con «Pico Cueto», un plato a base de xarda. De esta forma, Mieres se convirtió ayer, por primera vez en cuatro años, en la sede oficial de la final. El año que viene, según la organización, volverá a celebrarse en Gijón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook