18 de diciembre de 2011
18.12.2011
 

El plan de la patronal para reducir el sector público eliminaría 20.000 empleos en la región

l La Administración -Principado, ayuntamientos y Estado- da trabajo en Asturias a 61.688 personas

18.12.2011 | 01:00

Oviedo, Eloy MÉNDEZ


La propuesta de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para racionalizar la plantilla de empleados públicos con vistas a fomentar el ahorro supondría la eliminación en Asturias de unas 20.000 plazas. Según un estudio encargado por la patronal, existen en todo el país 900.000 cargos «redundantes», es decir, que desempeñan similar función en diferentes administraciones, por lo que aconseja la supresión de buena parte de ellos. Esto acarrearía en el Principado la pérdida de casi un tercio de los trabajadores con sueldo a cargo del Estado, la autonomía o los ayuntamientos, que crecieron en más de dos mil entre 2007 y 2009, durante el inicio de la crisis económica. Aun así, su porcentaje aún es inferior a la media nacional.


La región suma actualmente un total de 61.866 empleados públicos, de los que 11.127 cobran nómina de la Administración general del Estado, 35.921 de la autonómica, 11.868 de la local y 2.950 pertenecen a la plantilla universitaria. Esto supone que Asturias cuenta con 60 trabajadores dependientes del sector público por cada mil habitantes, algo por debajo de la media y muy lejos de Extremadura, Castilla y León y Aragón, que lideran el ranking si se deja al margen a las dos ciudades autónomas: Ceuta y Melilla. Aun así, según los postulados de la CEOE, sería conveniente iniciar una reducción significativa de estas plazas, frente a las políticas de contratación llevadas a cabo durante las últimas décadas, que han incrementado notablemente el sector público, sobre todo a cuenta de las sucesivas transferencias de competencias hacia la autonomía.


El informe de la patronal alerta de que esta evolución ha sido del 35,1 por ciento en toda España desde mediados de los ochenta, notablemente superior al aumento de la población, que se ha traducido en un 18,5%. Además, también señala que la atribución de nuevas tareas a los gobiernos regionales debería haber afectado a 820.000 puestos y, sin embargo, la contratación ha llegado hasta 1.744.000 trabajadores. Unos datos que ofrecen matices en el caso asturiano, donde el crecimiento global ha sido algo inferior, en parte debido a que es uno de los pocos territorios que no ha experimentado un crecimiento de sus habitantes desde la transición.


Sin embargo, en el ámbito puramente autonómico, el Gobierno del Principado se sitúa sensiblemente por encima de la media a la hora de dar empleo, ya que cuenta con 35,85 plazas por cada mil habitantes, frente a las 22,7 de Cataluña o las 25,53 de las islas Baleares. Aunque aún lejos de las 46,49 de Extremadura. Por el contrario, tanto la administración estatal como la local tienen a su disposición menos personal que en la mayoría de las regiones. En el segundo caso, la ausencia de una Diputación Provincial supone una ventaja comparativa, ya que sólo contabilizan los contratos de los 78 ayuntamientos. La propuesta de la CEOE, que explicó su presidente, Juan Rosell, ha encontrado ya fuerte contestación por parte de los sindicatos y partidos de izquierda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Lo último Lo más leído