02 de febrero de 2012
02.02.2012

Fallece Manuel García «Otones», veterano comunista y luchador antifranquista

De 81 años, este langreano vecino de Gijón tuvo un papel muy destacado en las grandes huelgas mineras

02.02.2012 | 01:00
Otones aplaude en el pleno de Gijón que retiró a Franco los honores.

Gijón


La izquierda asturiana perdió ayer a uno de sus más distinguidos militantes: Manuel García González «Otones», miembro del PCA, cofundador de CC OO en Asturias y destacado luchador antifranquista, que había sido distinguido por el Gobierno del Principado con la medalla de plata de Asturias y por el Ayuntamiento de Gijón con la medalla de plata de la ciudad, además de haber sido nombrado hijo adoptivo de la villa. Otones, de 81 años de edad, falleció ayer en su domicilio de Gijón, donde residía desde hace veinte años. Sus restos mortales fueron trasladados al tanatorio gijonés de Cabueñes.


Puesto en pie, Manuel García «Otones» aplaudía emocionado al término del pleno celebrado el pasado 9 de mayo de 2009 en el Ayuntamiento de Gijón. Aquella sesión tenía por objeto, con la suma de los votos del PSOE e IU, retirar los honores concedidos en su día a Franco, distinguido en 1939 con los títulos de alcalde honorario e hijo adoptivo de la ciudad. Aquel acto estaba especialmente cargado de significado y de victoria moral para destacados luchadores antifranquistas como Otones, que tomó su sobrenombre del pueblo donde nació, la aldea langreana de Otones, próxima a El Carbayu.


Desde muy joven, el nombre de Otones ya está relacionado con la lucha contra el régimen de Franco y como militante del Partido Comunista. Por su actividad antifranquista es detenido en numerosas ocasiones y sufre en su carne los rigores de la cárcel y la represión del régimen. En total pasó trece años en las cárceles franquistas. Conoció los principales penales de España por culpa de sus ideas políticas.


Manuel García, que actualmente era presidente de la asociación de ex presos y represaliados de la dictadura en Asturias, tuvo una labor destacada en el éxito de las huelgas mineras de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta. Debido a su participación en «la huelgona» fue desterrado lejos de su lugar de residencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook