29 de febrero de 2012
29.02.2012

Miles de personas se manifiestan en Oviedo contra el "ataque a los trabajadores"

Antonio Pino ha advertido de que las movilizaciones van a ir "in crescendo" y que habrá una "primera huelga general, más temprano que tarde"

29.02.2012 | 21:08

Varios miles de personas se han manifestado hoy en Oviedo para mostrar su rechazo a las medidas de la Unión Europea para hacer frente a la crisis, que en España tienen "la expresión más cruel" en una reforma laboral que supone un "ataque a los trabajadores y a los sindicatos".

El secretario general de CCOO de Asturias, Antonio Pino, lo ha señalado así a los periodistas en la plaza de España, frente a la Delegación del Gobierno en Asturias, momentos antes de que se leyese el manifiesto de la Confederación Europea de Sindicatos contra los ajustes impuestos para salir de la crisis.

Pino ha advertido de que las movilizaciones van a ir "in crescendo" y de que habrá una "primera huelga general, más temprano que tarde", aunque la fecha esté pendiente de concretar.

El máximo dirigente de UGT de Asturias, Justo Rodríguez Braga, también ha advertido a los gobiernos de Francisco Álvarez-Cascos y de Mariano Rajoy de que en vez de defender esta reforma laboral "que cercena el futuro" se ocupen de crear actividad y empleo.

El secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO), Francisco Baragaño, cree que son más los que se oponen a la reforma laboral que los que la defienden.

"Somos más que ellos, bastantes más, y si nos unimos y vamos a por ellos, lograremos frenar la reforma laboral", ha dicho el líder regional de la USO.

Los dirigentes sindicales han reconocido que ha superado sus previsiones la afluencia de tantos miles de manifestantes a esta convocatoria, al igual que ocurrió con la manifestación en Gijón hace diez días, el domingo 19, siendo además la de Oviedo en día laborable y a media tarde.

Tras la lectura del manifiesto los miles de manifestantes se han desplazado hacia la sede del Banco de España, a la que han rodeado entrando por la calle del General Yagüe y regresando por la de Marqués de Pidal.

No todos han podido hacer este recorrido de cientos de metros alrededor de la manzana del Banco de España, pues cuando la cabecera de la manifestación daba la vuelta completa, casi la mitad de los manifestantes se encontraban aún en la calle de Santa Susana o saliendo de la plaza de España.

El sonar de gaitas y bocinas y el lanzamiento de petardos han subido el tono de una manifestación en la que han ondeado carteles de los tres sindicatos convocantes, así como también, entre otras, banderas de Grecia y Portugal.

La movilización ha sido convocada dentro de la acción sindical europea "Por el trabajo y la justicia social", además de contra la reforma laboral aprobada en España.

En la manifestación han participado líderes políticos, como el secretario general de la FSA-PSOE y candidato socialista a la Presidencia del Gobierno de Asturias, Javier Fernández; el coordinador general de IU de Asturias, Jesús Iglesias, y el diputado en el Congreso por IU de Asturias, Gaspar Llamazares.

Javier Fernández, en declaraciones a periodistas durante la manifestación, ha dicho que las protestas contra la reforma laboral constatan que la ciudadanía está tomando conciencia con claridad de que la modificación legislativa supone "un golpe duro a los trabajadores".

"El tajo más duro que se ha dado a los trabajadores, parece que estamos volviendo al siglo XIX", ha dicho Fernández al lamentar la pérdida de derechos que supone la reforma laboral.

El líder del PSOE asturiano ha señalado que se constata asimismo que el combate contra la crisis no puede hacerlo sólo un país, sino la UE en su conjunto.

Javier Fernández también ha indicado que no puede calar en la ciudadanía la idea de que la eficacia económica es contradictoria con la solidaridad.

"Sin justicia social tampoco puede haber crecimiento económico", ha subrayado Fernández.

Para Jesús Iglesias la manifestación de hoy con importante participación ha supuesto "una respuesta más" a unas políticas de ajustes que han traído a la actual recesión.

"Una respuesta más que se vincula de forma directa a la oposición y el rechazo a la reforma laboral, que no resuelve los problemas de los trabajadores, sino los de los beneficios empresariales", ha dicho Jesús Iglesias.

Gaspar Llamazares ha apuntado que la movilización es contra el "decreto de estado de excepción laboral" y que las protestas se van "a amplificar para que el Gobierno tenga que rectificar", porque si no el desgaste "va a ser tan grande con el que sufrió con la guerra de Irak".

Según Llamazares, la mayoría de los ciudadanos creen que esta reforma laboral no crea empleo, sino que lo destruye.
EFE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook