Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Lastra, el ideólogo" sale de la cocina

Fernando Lastra, el diputado más veterano de la Junta, conocerá tras 34 años de carrera política su primera experiencia en el Gobierno

Fernando Lastra, el ideólogo" sale de la cocina

A día de hoy, puede que la única grieta sea el fútbol, el madridismo inexpugnable de Javier Fernández contra la irredenta militancia culé de Fernando Lastra. Por todo lo demás, el presidente del Principado escoge como si se eligiera a sí mismo. El hasta ahora portavoz parlamentario llega a la Consejería de Infraestructuras con la etiqueta de hombre de confianza, del socialista de carácter que sin ir más lejos, o tal vez yendo, viene de llevar la voz cantante del javierismo en el sangrado interno del PSOE. Viene de llevar la voz de Fernández de agrupación en agrupación, o de poner la cara en la apología de la pedagogía y de la abstención. Clamando sin éxito contra el PSOE asambleario de Pedro Sánchez y a favor del empoderamiento de los órganos de representación del partido. Tronando fuerte contra la plurinacionalidad sanchista.

Lo último de la extensa biografía política del diputado con más antigüedad de la Junta es justo esta embarazosa necesidad de torear dificultades, una experiencia que sin duda le hará falta en su nuevo destino, tan repleto de frentes abiertos que no consta si es premio o castigo.

Elige Javier Fernández al parlamentario con más callo del hemiciclo, a éste que lo es desde 1987, que ha visto pasar desde su escaño a dos reyes, tres papas y siete presidentes del Principado, pero que conocerá a los 59 años recién cumplidos, después de 34 de carrera política, su primera experiencia en el Gobierno. El perseverante cocinero de las luchas internas del partido, tan cómodo al menos como Javier Fernández trastabillando en la trastienda del PSOE, llegó a tener "el ideólogo" como alias interno y ya hace unos cuantos años que en este periódico se le retrataba como "una estampa cobriza con las manos en los bolsillos y el gesto resbalón, un punto achulado". Amigo de la ironía, de la metáfora y el requiebro retórico, negociador rocoso y celoso guardián del reglamento de la Junta, Fernando Lastra Valdés (Cangas del Narcea, 1958) es licenciado en Filosofía, Ciencias de la Educación y Pedagogía por la Universidad de Oviedo, pero apenas tiene más curriculum que el que marca su recorrido por los resortes del socialismo.

Casado y con un hijo, socialista de carnet desde que Felipe González ganó las generales de 1982, era secretario de organización del PSOE de Cangas y teniente de alcalde en 1983, secretario de organización de la Federación Socialista Asturiana en 2000, y luego secretario de Política Municipal, y de Política Institucional, y portavoz parlamentario desde que en 2004 sustituyó, cosas del destino, a María Luisa Carcedo. Javier Fernández le señala el camino de la Consejería de Infraestructuras, predicando continuidad en el relevo igual aquí que en Empleo tras la dimisión de Francisco Blanco. Son acaso los dos departamentos con una herencia más compleja de gestionar.

Compartir el artículo

stats