Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ÍÑIGO DE LA SERNA | Ministro de Fomento

"Ni un euro que estuviera destinado a Asturias ha ido a parar a Cataluña"

"En 2020 vamos a terminar la variante de Pajares; a partir de ahí empezarán las pruebas de certificación de seguridad" | "En el tren de cercanías, la competitividad no es lo prioritario; muchas líneas son deficitarias, pero cumplen un bien social"

De la Serna, ayer en Gijón.

De la Serna, ayer en Gijón. ÁNGEL GONZÁLEZ

Íñigo de la Serna Hernaiz nació en Bilbao, en 1971, pero siempre ha vivido en Santander. Ingeniero de caminos, fue alcalde de Santander entre 2007 y 2016. Desde el pasado mes de noviembre es ministro de Fomento. Ayer estuvo en Gijón, poniendo la primera piedra de las nuevas conexiones por carretera del puerto de El Musel. Antes de atender a LA NUEVA ESPAÑA, en el Parador de Gijón, estuvo reunido con el consejero de Infraestructuras del Principado, Fernando Lastra. Durante la entrevista, se expresa con seguridad y demuestra que trae muy bien aprendido el "tema Asturias", sin necesidad de consultar la documentación de la carpeta. Terminada la conversación, inició su descanso de fin de semana en Asturias con su pareja.

-¿Se imagina teniendo que tirar de pasaporte para entrar en Cataluña?

-En ningún caso.

-¿Es partidario de aplicar el artículo 155 de la Constitución?

-El único escenario en el que trabaja el Gobierno es hacer cumplir la ley.

-Ante las amenazas secesionistas catalanas, su departamento se descolgó con un impresionante catálogo de obras en Cataluña. Quizá trae cuenta ser nacionalista.

-No fue mi Departamento, fue el propio Presidente del Gobierno quien trasladó a la sociedad catalana un compromiso público que no guarda ninguna relación con el proceso secesionista. Que nadie pretenda ver ahí ningún tipo de compensación por cuestiones ajenas a la necesaria inversión que hay que hacer en Cataluña. Y que nadie piense que un euro que estuviera destinado aquí ha ido finalmente a parar allí. En ningún caso.

-Estamos en Asturias. La variante ferroviaria de Pajares se inició en 2004. Estamos en 2017. ¿Hasta cuándo?, se preguntan los asturianos.

-Hasta 2020. Ése es el año en el que vamos a terminar las obras. Estamos acelerando para tener los proyectos lo antes posible, con el fin de introducir el ancho de vía internacional en el túnel de Pajares. En el momento en que tengamos los proyectos, los sacaremos a licitación. Vamos a correr todo lo posible.

-¿En el año 2020 podrán circular los pasajeros por la variante de Pajares de forma rutinaria?

-Queremos ser prudentes. La idea es acabar las obras para iniciar las pruebas. A partir de ahí, en un tramo de alta velocidad hay un trámite que no corresponde a la Dirección General de Ferrocarriles: la certificación de seguridad, que implica un conjunto de pruebas y que requiere del visto bueno de la Agencia de Seguridad Ferroviaria. Intuyo que Pajares, al ser una vía clásica de ancho internacional, no va a llevar mucho tiempo, pero es adecuado ser prudentes. Quitarle días a la seguridad no es una buena cosa.

-¿Previsiblemente 2021 para los usuarios?

-Yo no he dicho eso.

-Usted habló inicialmente de ancho ibérico en Pajares. ¿Cuándo y por qué cambió de opinión y pasó a ancho internacional?

-Las vías de Pajares iban a ser siempre de ancho internacional. El Partido Popular firmó un documento de investidura que señala que van a ser de ancho internacional. Y el PP y el Gobierno siempre han tenido claro que esas vías tienen que ser de ancho internacional. Del mismo modo, en otros corredores se han colocado de forma provisional ancho ibérico o ancho mixto, pero van a cambiar a ancho internacional. Por lo tanto, el ancho ibérico se planteaba como una opción provisional. Lo que ocurre es que, analizado bien lo que quedaba por hacer y la programación pendiente, se decidió ir directamente a la solución definitiva y no seguir avanzando en una solución que iba a ser provisional. Solución definitiva, insisto, que antes del comienzo de la legislatura ya tenía firmada el Presidente Rajoy en un acuerdo sobre Asturias. Y en eso hemos coincidido con Foro, con el que tenemos un acuerdo de Gobierno.

-¿Cuánto ha influido el único diputado de Foro en el Congreso de los Diputados?

-Lo que ha influido es el diálogo permanente que tenemos con Foro. La relación con Foro es muy estrecha.

-¿A cuánto tiempo, por tren, quedarán Gijón y Oviedo de Madrid?

-Voy a ser prudente. Ahora estamos cambiando todos los proyectos. El cambiador de ancho es casi seguro que tengamos que colocarlo en Campomanes. A partir de ahí creo que podremos hacer ese tipo de previsiones.

-La postura del Ministerio sobre este proyecto choca con la del Gobierno de Asturias y la patronal. ¿Le preocupa?

-El tiempo da y quita razones. Cuando todos los asturianos estén beneficiándose de una disminución muy importante de tiempos, y se despejen las incertidumbres que han planteado algunas asociaciones empresariales, seguro que se olvidarán estas reticencias. Es verdad que nos gustaría que el Principado estuviera alineado con el Gobierno. Sinceramente, es el único caso que tenemos en España que pide una solución distinta del ancho internacional.

-¿Qué se hará con el trazado de Pola de Lena a Gijón?

-Lo que hemos priorizado es acelerar los compromisos que ya tenemos. Habrá un cambiador de ancho porque ahí tenemos que cambiar al ancho ibérico, como se hace en Galicia y en Cantabria. Eso sí, intentando realizar actuaciones que nos permitan eliminar algunas reducciones de velocidad y favorecer que los tiempos sean los menores posibles.

-Su Departamento ha anunciado 145 millones para reformar la vía actual del Pajares. ¿Requerirá que esté cerrada durante un tiempo?

-En absoluto. La idea es realizar labores sobre la vía posiblemente trabajando durante las noches para no obstaculizar el tránsito de mercancías.

-¿Plazos para acabar con el fondo de saco de León?

-Estamos trabajando para que ya no exista en 2018.

-¿Tiene posibilidades de crecer la actividad del aeropuerto de Asturias?

-Está creciendo, y mucho. Tiene capacidad suficiente para absorber más tráfico y ha conseguido un incremento importante en estos últimos meses.

-¿Usted es partidario de la subvención de líneas low-cost?

-Lo que hace el Gobierno es plantear las condiciones para que los operadores vean atractivos nuestros aeropuertos. El low-cost ha venido para quedarse, pero no sólo en los vuelos nacionales, sino que éste será el gran año en el que veamos cómo se extiende a los vuelos de largo radio. Apoyar o no a esas compañías ya es una decisión de las comunidades autónomas o de los ayuntamientos.

-Los trenes de cercanías en Asturias no parecen atractivos ni con billetes gratis. ¿Se harán mejoras?

-En Asturias, como en otras comunidades autónomas, vamos a elaborar un plan de cercanías. Vamos a comprometernos a realizar algunas actuaciones no sólo en la mejora de las infraestructuras, sino también en los servicios, en el material rodante, etcétera... A partir de ahí nos sentaremos a negociar con el Principado, para empezar a aplicar medidas a lo largo de 2018.

-¿Cree que las cercanías pueden llegar a ser competitivas?

-En las cercanías, la competitividad no es lo prioritario. Muchas líneas son deficitarias, pero cumplen un bien social.

-Autovía Oviedo-La Espina. Faltan tres tramos y la conexión con el norte o el sur.

-El tramo Doriga-Cornellana está en ejecución, aproximadamente al 85 por ciento, y nos va a llevar a finales de año. El tramo Cornellana-Salas es una de las obras paralizadas en 2010 por el Gobierno del PSOE que estamos retomando; han pasado siete años y hay que rehacer el proyecto de una infraestructura que está ejecutada al 38 por ciento. Nuestra intención es retomar las obras en este mismo año: estamos hablando de una inversión de sesenta y pico millones. Y del último tramo, de Salas hasta La Espina, estamos haciendo el proyecto: nuestra idea es tenerlo finalizado en este año 2017, para licitarlo en 2018.

-¿Cuál es la salida de esta autovía: Ponferrada o la autovía del Cantábrico en la zona de Canero (Valdés)?

-Estamos hablando de inversiones importantísimas. De momento, la prioridad es llegar a La Espina, que es donde existe una mayor intensidad de tráfico.

-¿Cómo avanzará el plan de vías de Gijón?

-Hemos presentado un proyecto viable sobre una situación que no tenía salida. Hemos cambiado las cosas. En primer lugar, mostrando nuestra disposición a adelantar la financiación sin necesidad de tener los ingresos correspondientes a las plusvalías urbanísticas. Segundo, haciendo una aportación adicional con cargo al Gobierno de España de 140 millones de euros que permitirá asumir parte de la infraestructura. Tercero, en el desvío de los servicios, y en la ejecución de la estación intermodal asumiendo el 50 por ciento de la financiación. Y dando cuenta del compromiso de avanzar en el metrotrén. Es decir, soluciones viables desde los puntos de vista técnico y financiero.

-La Zalia está aislada, sin accesos. ¿Qué hará su departamento?

-La primera piedra que hemos puesto hoy [por ayer sábado] es importante. Pero lo que la Zalia necesita sobre todo es un plan de viabilidad, y estoy convencido de que el Principado trabajará para elaborarlo. De otra manera, estaremos colocando parches para no llegar a ningún sitio. Una vez que el Principado elabore ese plan, nos sentaremos para ver de qué forma podemos colaborar.

-¿Qué tal la sintonía con el nuevo consejero de Infraestructuras del Principado, Fernando Lastra?

-Fantástica. Le conozco de hace muchísimos años. Es un hombre muy dialogante, dentro de las diferencias ideológicas y de criterio que pueda haber, evidentemente. Tiene mi mano tendida para hablar de lo que quiera y cuando quiera, y para tratar de echar una mano, que es de lo que se trata.

-O sea, que aplaude el cambio.

-Eso no me corresponde valorarlo. Lo que digo es que este Consejero es una persona que me facilita mucho la interlocución. Creo que sus primeras palabras en torno al plan de vías han sido la segunda mejor noticia que hemos podido tener, después del propio plan de vías. Estoy convencido de que los vecinos de Gijón habrán visto con muy buenos ojos que las tres administraciones estemos en la misma línea.

-Salimos de Asturias. ¿Prefiere el PSOE de Pedro Sánchez o el de Susana Díaz o Javier Fernández?

-Lo que yo prefiero es un PSOE que se siente a dialogar con nosotros. Que no tome decisiones sin antes hablar.

-¿Hubiera sido una buena idea, en su momento, una comunidad autónoma integrada por Asturias y Cantabria?

-Creo que en absoluto.

-¿Una alianza...?

-Alianzas habrá muchas, pero son dos comunidades autónomas distintas. Hermanas y con una larguísima trayectoria de amistad y de trabajo conjunto, pero estamos muy bien como estamos.

-Usted tiene dos hijos. ¿Les recomendaría estudiar para ingenieros, como usted, o mejor ser estibadores?

-(Sonríe). Lo que les recomiendo es que hagan lo que quieran hacer. Que se esfuercen por intentar alcanzar sus sueños. Tienen 16 y 14 años, y todavía no saben lo que van a hacer.

Compartir el artículo

stats